BALONCESTO / LIGA ACB

Descalabro entre el caos ofensivo

19/12/2010

Un año y seis días después han tenido que pasar para que el Gran Canaria 2014 sufriera su primera derrota en la fase regular de la ACB en el Centro Insular. Muchos han intentado invadir la bombonera, pero solo el Meridano Alicante dio ayer con la pócima mágica.

Un antídoto, el compuesto por la escuadra alicantina, fabricado a base de trabajo colectivo e intensidad defensiva, pero que contó además con la inestimable ayuda de un Granca con la pólvora muy mojada y las ideas más espesas de lo habitual.

Entre tanto caos ofensivo por ambos bandos, fue el Alicante el que sacó provecho a las indecisiones amarillas. Una, la más sangrante, decisiva a falta de 30 segundos cuando Taurean Green, con 52-51 en el marcador, regaló la posesión al Meridiano sin llegar a tirar a canasta, para que Andriuskevicius, el mejor sobre la cancha, forzara una falta (protestada, pero clara) y anotara sus dos tiros libres para sentenciar el duelo, a pesar de un último tiro fallido de Carroll.

Avisó Pedro Martínez en la previa del duelo de la mordiente del colista, y no erró en su pronóstico. Aunque también pudo perder, es justo reconocer su enorme trabajo en el CID. Quiso un duelo enredado y feo y no solo lo logró, sino que acertó en su idea de desencajar la cara y efectividad de un Gran Canaria 2014 que se mantiene en la lucha por los puestos coperos, pero ahora con menos margen de reacción.

ATAQUE RAQUÍTICO. El Granca no se sintió nada cómodo desde el salto inicial. Casi cuatro minutos necesitó para meterse en el partido (2-7) ante un Meridiano muy bien colocado sobre la cancha y con un trabajo defensivo que se imponía por momentos al arsenal amarillo (solo Savané había anotado para los locales, 4-10, a 2.59 para sellar el cuarto).

Poco cambió el panorama con las rotaciones. Alicante imponía su juego en la bombonera amarilla tras unos primeros diez minutos con escasa aportación ofensiva y juego bastante espeso de los claretianos (raquítico 5-12 de parcial). El porcentaje de tiro local aclaraba la desventaja: 0 de 6, en triples, 2 de 10 en tiros de 2, y 1 de 2 en tiros libres.

Un parcial local de 9-0, con los primeros puntos de Carroll, Rey y Beirán igualaron las fuerzas (14-14, a 6.25 para el descanso), y tres minutos después, a 3.38 y con el primer triple de Carroll, el Granca se ponía por primera vez por delante (18-16).

Los claretianos mantuvieron las ventajas tras unos primeros 20 minutos escasos en labores ofensivas (25-18, con parcial 20-6 en el segundo cuarto), pero el Meridiano, como había avisado Pedro Martínez, no parecía ni mucho menos ayer el colista de la Liga ACB.

Dos triples seguidos de Judson Wallace distanciaron aún más a los amarillos (30-23), pero un parcial 0-7 visitante volvió a meter a la escuadra alicantina en un partido muy igualado (30-30). Vuelta a empezar.

SOLO IGUALDAD. Inmersos en un batalla atípica en anotación, poca estética y brillante en errores, la igualdad era lo único que mantenía la emoción y, de paso, a los aficionados en su asientos a falta de los últimos diez minutos (36-34). Todo aún por decidir.

Un triple de Stojic sirvió para que el Alicante se distanciara y para poner las cosas más difíciles aún en el CID (36-40). Pero la vuelta de Jaysee Carroll a la cancha puso de nuevo todo en su sitio en un duelo ya sentenciado a desenlace de infarto (43-43, a 4.20 para el final).

Las pulsaciones subieron en la recta final y al último minuto se llegó con más igualdad (50-51, tras canasta de Green). Fue entonces el momento de apretar en defensa para recuperar el balón y ponerse de nuevo por delante tras un tiro lejano, pisando la línea de tres, de Bramos (52-51, a 40 segundos para el final).

Pero cuando todo parecía que no se podía escapar un nuevo triunfo amarillo, Green, con 30 segundos de posesión, pierde el balón decisivo del encuentro que Andriuskevicius no desaprovecha desde la línea de tiros libres para subir el 52-53 que Carroll no puede remediar en un último tiro a la desesperada. Tampoco era el día ayer para jugarse el triunfo a un lanzamiento.