Desarticulan un laboratorio de 'droga del violador' en Sevilla

22/06/2011
ETIQUETAS:

La Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Policía ha desarticulado en Sevilla un laboratorio donde se procesaban drogas sintéticas como GHB, conocida como "bote" o "droga del violador", en una operación con seis detenidos iniciada al conocerse la intoxicación grave de cuatro jóvenes en discotecas.

En esta operación "Seis" contra la elaboración y venta de esta droga y otras de diseño como "ketamina" y "speed", agentes de la UDYCO de la Brigada Provincial de Policía Judicial detuvieron en víspera del pasado fin de semana a cuatro hombres y dos mujeres, de los que dos eran pareja, de entre 30 y 35 años, sin trabajo conocido y todos sin antecedentes, salvo uno con diez arrestos.

En rueda de prensa, el jefe del Grupo III de la UDYCO de Sevilla, Manuel Titos, ha explicado hoy que la investigación empezó a comienzos de año al conocerse la venta de esa nueva droga en locales de ocio, discotecas, fiestas y domicilios, a raíz de "intoxicaciones que casi provocan la muerte" a cuatro jóvenes, en enero y febrero.

Ha dicho que tuvieron que ser atendidos por el 061 con síntomas de haber ingerido GHB, una droga depresora y por eso "mal llamada éxtasis líquido" al ser ésta estimulante, tras lo que tres de ellos ingresaron de urgencia en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, algunos en "estado crítico", mientras el cuarto se negó al traslado.

Esta red adquiría por internet "gammabutyrolactona" (GBL), "un precursor que no es más que un potente disolvente industrial" usado para limpiar automóviles, y en el laboratorio o "pequeña cocina" desarticulada en Bormujos (Sevilla) se mezclaba con agua y se hervía para transformarlo en GHB, ha precisado el responsable policial.

La conocida como "droga del violador" por producir relajación y pérdida de conciencia, lo que facilita un posible abuso sexual, se administra en forma líquida con cuentagotas y suele mezclarse con alcohol, aunque Titos ha alertado de que a veces, en vez de verterse gotas, "se vuelca el bote en la bebida", lo que aumenta sus "efectos lesivos" y puede llegar a provocar incluso la muerte.

La investigación permitió identificar a seis personas como miembros de la organización y localizar el laboratorio donde "se cocinaba" la droga, así como tres inmuebles más que también fueron registrados, dos en Sevilla y otro en la localidad de Alcalá de Guadaíra.

La Policía se incautó de 730 gramos de GHB, 450 gramos de sulfato de anfetamina (speed) -sustancia estimulante que en grandes dosis produce agitación y náuseas, entre otros efectos-, 70 gramos de "ketamina" y 150 mililitros de "ketamina" líquida -potente anestésico que causa pérdida de conciencia-, 2 gramos de MDMA, 40 gramos de opio y 200 de hachís, y 5 plantas de marihuana.

Además, se intervinieron 71.145 euros en efectivo, ocho móviles, cinco básculas de precisión, cuatro ordenadores y numerosos útiles de laboratorio para transformar la droga, mientras que los seis detenidos, cuyas identidades no se han facilitado, han ingresado ya en prisión por orden judicial.

Sobre el GHB, este jefe policial ha dicho que suele venderse en un bote-cuentagotas de 25 mililitros como mínimo, lo que puede dar diez o doce dosis si no se vuelca todo, y cuesta unos 50 euros.

Según Titos, esa droga es "tan fácil de adquirir o más que comprar por internet un vuelo o hacer una reserva de hotel", y ha recalcado que está "siendo bastante conocida entre los adolescentes" y "circula con cierta facilidad en diferentes discotecas", por lo que "hay que extremar las precauciones".