Denuncian irregularidades en la oposición de celadores del SCS

21/06/2011
ETIQUETAS:

El rumor de que las preguntas del examen de la oposición de celador del Servicio Canario de Salud se habían filtrado y distribuido en varios cuestionarios tipo test de las editoriales de CEP y MAD, y en donde en cada uno aparecían un número determinado de preguntas que saldrían en el examen, cobró fuerza el pasado domingo al comprobar que era cierto. Así lo asegura un colectivo de 500 opositores que denuncia «irregularidades en el proceso» de la OPE de celadores.

Según fuentes del Colectivo de Opositores de Canarias –así se hacen llamar los 500 opositores que lo conforman– muchos de sus integrantes recibieron, de forma anónima, un «documento con una batería de preguntas comunicándoles que, seguramente, habría un número determinado de éstas que saldrían en el examen». Como los rumores persistían, decidieron acudir a un «notario para que así lo hiciera constar» y, por si acaso fuera cierto, lo colgaron en su página de Facebook «para ofrecer las mismas oportunidades a las 47.000 personas» que se presentarían al día siguiente a la OPE, indican las mismas fuentes.

El domingo, una vez realizado el examen, comprobaron que en esa batería de test que recibieron anónimamente, figuraban «hasta 25 preguntas y respuestas exactamente igual que en el examen y otras dos más, que aunque estaban enunciadas de forma diferente, se correspondían también con el examen».

El Colectivo de Opositores señala que estas 29 preguntas suponen entre un 25 y un 30% del examen, «por lo que sacando un cinco el personal interino lograría plazas». «Está claro que se filtró para que unas determinadas personas, personal interino, cogieran plazas. Es decir, hicieron un traje a medida para unos cuantos», dijeron.

El colectivo apunta directamente hacia los «sindicatos sanitarios» a los que considera «responsables de esta situación, y lo que es más grave, se pasan los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad por el arco del triunfo».

Por otra parte, los miembros del citado colectivo están estudiando la posibilidad de impugnar esta prueba. Consideran que lo ocurrido va en detrimento de sus intereses, sobre todo, «porque el personal que trabaja dentro ya disfruta de ventaja al tener puntos por años trabajados, cursos y demás beneficios que por Ley les corresponde, pero de ahí, a tener la posibilidad de contar con las preguntas, no lo admitimos».