Del Moral: "Es ilegal hacer publicidad de una detención"

El fiscal de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo Antonio del Moral dijo ayer en Las Palmas de Gran Canaria que las detenciones que se practican avisando a las cámaras de televisión para que filmen y difundan el momento son «flagrantemente ilegales».

El fiscal de la Sala Segunda (de lo Penal) del Tribunal Supremo Antonio del Moral García recordó ayer en la capital grancanria que el artículo 520 de la ley de Enjuiciamiento Criminal (Lencri) advierte que las detención se deben de practicar de la forma «que menos perjudique al detenido en su persona, reputación y patrimonio», y apuntó que el hecho de que cuando se produzca una detención –ya sea de un delincuente común, de un político, de un empresario o de un etarra– «estén avisadas las cámaras de televisión antes, y que se esté radiando, es flagrantemente ilegal.

En conversación con este periódico, Del Moral, ponente en la sesión inaugural de las Jornadas sobre la Prueba Ilícita en el Proceso Penal que ayer se iniciaron en Las Palmas de Gran Canaria, recordó que el Estado español ya ha sino merecedor de una «cuasicondena» del Tribunal de Derechos Humanos por no cumplir con el 520 de la Lencri, «en el caso de unos registros hechos en unos bancos con cámaras de televisión», y apuntó que el precepto legal se está incumpliendo «sistemáticamente» en España.

«Ese artículo», expuso, «lo que invita es a que el poder público adopte una actitud beligerante frente a la publicidad [de las detenciones], y muchas veces lo que nos encontramos es exactamente lo contrario, que es el propio poder público el que fomenta la publicidad, hace ruedas de prensa... es lamentable», enfatizó, «no puedo más que decir que es así».

El fiscal del Supremo aseveró que en la práctica tanto el artículo 520 como otros referidos a las intervenciones telefónicas y al secreto de sumario «están derogados», y agregó: posiblemente haya que cambiarlos, pero modifiquémoslos para hacerlos más flexibles, pero lo que a un jurista y a la opinión pública le causa escándalo es que haya leyes que permanecen en los códigos y sistemáticamente sean incumplidas y estén como derogadas».

Del Moral aclaró que, si bien las detenciones mediáticas deben considerarse ilegales, ello no significa que provoquen una nulidad en cascada, esto es, que todas las actuaciones derivadas de tales diligencias sean consideradas inválidas. «No son una prueba ilícita porque la detención en sí no genera prueba, es ilícita, pero lo que no sería ilícito es, por ejemplo, la declaración que hace el detenido».

Apuntó el representante del Ministerio Público, uno de los fiscales más prestigiosos del estado español, que también considera «lamentable» que otro articulo de la Lencri advierta que tanto en la entradas y registros como en las intervenciones telefónicas se separen los extremos que no tienen que ver con la investigación «y eso tampoco se cumple».

Las jornadas arrancaron ayer con la intervención, entre otros, del magistrado del gabinete técnico del Supremo Eduardo de Urbano y el abogado y magistrado del Supremo en excedencia José Antonio Choclán Montalvo.