De Pedro, Aranzábal, Pablo Paz, Jordi y Manel buscan su segunda juventud en la Preferente tinerfeña

13/09/2007

Los jugadores Javier De Pedro, Agustín Aranzábal y Manel Martínez buscarán vivir su segunda juventud en el Club Deportivo Vera, equipo del municipio tinerfeño de Puerto de la Cruz que competirá a partir de este fin de semana en la categoría Preferente.

De Pedro (34 años) y Aranzábal (33), ex de la Real Sociedad y de la selección española, y Manel (33), ex del Deportivo, compartirán vestuario con un grupo de chicos jóvenes, otros no tanto, ilusionados con aprender de gente curtida en mil batallas.

Y es que no todos los futbolistas del Vera son advenedizos en el fútbol, ya que el equipo tinerfeño también le ha echado el lazo a Pablo Paz, quien participó en el Mundial de Estados Unidos con Argentina, y a Jordi Ocaña, quien militó en el Tenerife durante su última estancia en la máxima categoría del fútbol español.

Javier De Pedro explica que ha aceptado el reto porque Juantxo López, a la sazón portero y director deportivo del Vera, "está un poco colgado de la cabeza y yo también".

Más en serio, el interior zurdo reconoce que le "apetecía volver a jugar al fútbol" y que por eso aceptó la invitación.

"Estoy intentando volver a coger la forma", indica De Pedro, "y lo que hago ya es disfrutar con todos" los compañeros en su nuevo equipo, dejando a un lado "tensiones deportivas y económicas" más propias de otras etapas de su carrera.

Juantxo López, el verdadero artífice de este proyecto que queriendo o sin querer se ha erigido en la gran atracción del fútbol regional de las islas, subraya que la expectación es tal que en un partido de la Copa Heliodoro Rodríguez López se presentaron en el campo de Los Príncipes, en Los Realejos, más de 400 espectadores.

Eso, a pesar de que se celebró entre semana y coincidió con un Tenerife-Polideportivo Ejido de la Copa del Rey que además fue televisado.

Otro dato que avala el impacto del remozado Vera es que la cifra de socios se ha triplicado con respecto a la campaña anterior y a buen seguro que los campos que visite el equipo portuense tendrán las gradas a rebosar.

El presidente del Vera, Jesús Hernández, reconoce que los aficionados están sorprendidos por los fichajes realizados, "casi no se lo creen", dice, y se congratula del impacto mediático que está teniendo la entidad sin que la temporada haya comenzado aún.

"Hemos pasado de ver en las gradas a los amigos y familiares de los jugadores a tener buenas entradas, incluso en los campos a los que acudimos como visitantes, quizá por el morbo de ver a estos jugadores", destaca Hernández.

El objetivo a corto plazo del que se denomina en las islas como el "dream team" de la Preferente es ascender a Tercera División, categoría en la que nunca ha militado el Vera, y a partir de ahí "estar en el grupo de los mejores de Canarias", suspira su presidente.

El arquitecto del nuevo Vera, Juantxo López, reconoce que siempre le ha gustado "dar la nota" pero que también le ha movido el interés por hacer de un club modesto uno de referencia dentro del archipiélago.

"El proyecto es muy arriesgado, una locura sana y a la vez muy bonita", sostiene López, quien no disimula que el objetivo es el ascenso a Tercera.

"Aparte de la amistad, la diversión, volver a recuperar las ganas de jugar, el objetivo número uno es el ascenso y eso no lo podemos olvidar", concluye el gestor de un proyecto revolucionario dentro del panorama futbolístico regional.