De niña prodigio a artista

El desparpajo de Rocío Ruano encandiló a media España con sólo 2 años. Empezó en el programa Menudo Show y continúo en Lluvia de Estrellas a mediados de los noventa. Hoy, con casi 23 años, es una artista que vive en Londres y esta noche actúa por primera vez en solitario en su ciudad natal.

Han pasado más de dos décadas, pero Rocío Ruano sigue siendo fiel a la música y al espectáculo, continuando la saga familiar. Durante 12 años recorrió escenarios de las televisiones nacionales mostrando su arte. Era asidua a Antena 3 y también a Telecinco. Empezó imitando a Greta y los Garbo y siguió después con otros artistas en galas o en programas como Esos locos bajitos. Recordó a Karina, Alaska, Marisol o Cristina Aguilera entre 1995 y 2007. Pero parece que España se le quedó pequeña y con sólo 18 años hizo las maletas y partió hacia Londres donde se gana la vida con la música y el baile. Hoy, de vacaciones en su ciudad natal y donde sigue viviendo su familia, se sube al escenario del teatro Juan Ramón Jiménez (21.00 horas) con el espectáculo Let’s make music, producido por Luciano Navarro. Hará un repaso de su trayectoria, desde pequeña hasta ahora, y mostrará también sus composiciones. Es un recopilatorio de pop-rock desde los ochenta hasta la actualidad, tanto en inglés como en español. Advierte que habrá sorpresas. Las entradas están a la venta en www.entrees.es y en la taquilla del teatro al precio de 10 euros y de 5 euros para los menores de 12 años.

El salto. Rocío Ruano partió a Londres y tras 4 años ha tenido una experiencia de luces y sombras. Llegó sin apenas hablar inglés, pero admirada por una ciudad que destila música por los cuatro costados. Poco a poco fue consiguiendo salir adelante, pero también hubo momentos de frustración, recuerda. Uno de ellos fue cuando no pasó la última fase en Factor X Reino Unido y porque no le gustó cómo se vio en televisión. Ahí empezó a buscar su propia personalidad y se convenció que pese al batacazo había superado pruebas que muy poca gente pasaba. Y se dijo: «no estoy tan loca como pensaba», así que siguió adelante. «Ocho mil veces me estamparé contra la puerta, pero seguiré golpeándola», bromea.

Durante tres años y medio actuó en Hotel Hilton, en Hyde Park, y desde octubre se le puede escuchar en un pub en el centro de Londres. The Piano Works le ha dado la oportunidad de cantar, mientras compagina con otro trabajo de administrativa aprovecha a presentarse a todos los casting que aparecen.