Dávila detecta un agujero en Sanidad de 241 millones

CANARIAS7

El Consejo de Gobierno analizó este lunes un informe que concluye que la Consejería de Sanidad tiene una bolsa de 241 millones de euros de facturas sin pagar, asunto del que el Ejecutivo culpó al exconsejero socialista Jesús Morera. El Ejecutivo acometerá ahora un «plan de choque» para abonar esos compromisos en seis meses.

De acuerdo con los datos remitidos por la Intervención General de la Comunidad Autónoma al Ministerio de Hacienda, el periodo medio de pago de las facturas del Servicio Canario de Salud (SCS) se situaba al cierre del pasado mes de enero en 41,16 días, por encima del umbral de los 30 días legales establecidos. Este incumplimiento, ocasionado por las desviaciones que se vienen arrastrando desde el mes de julio de 2016, está causando «un impacto significativo» sobre el periodo medio de pago del conjunto del sector público autonómico, según expuso este lunes Rosa Dávila. Así, debido al retraso en el pago de estas facturas, el periodo medio de pago global a proveedores de la Comunidad pasa de los 9,95 días en enero de 2016 a los 32,49 días en enero de 2017; 2,49 días por encima del plazo legal. En el caso del periodo medio de pago del SCS, se pasa de 14,55 días en enero de 2016 a los 41,16 de enero de este año. La consejera explicó que el incumplimiento del plazo legal en el área sanitaria ocasiona un impacto significativo sobre el conjunto del sector público autonómico, que pasa de los 9,95 días de enero de 2016 a los 32,49 del mismo mes de este año. Por esa razón, Hacienda ha requerido al consejero de Sanidad, José Miguel Baltar, la adopción de medidas extraordinarias al objeto de reestablecer al 31 de marzo de 2017, como fecha límite, el cumplimiento del plazo legal de pago a proveedores. Dávila y Baltar ya han mantenido varios encuentros de trabajo durante los que han realizado un primer análisis de la situación y han establecido las primeras medidas que se deben tomar para agilizar el pago de las facturas pendientes. En octubre pasado, el Gobierno de Canarias cerró su presupuesto de manera anticipada para garantizar el pago de las nóminas y poder cumplir con los compromisos adquiridos por el Ejecutivo. Tras los datos sobre las listas de espera, la aparición de estas facturas por 241 millones de euros es el segundo asunto con que el Gobierno de CC ataca la gestión del área de Sanidad por parte del PSOE.