la noche americana

Cyd Charisse, ella y sus piernas

13/08/2014

Si Quevedo dijo de Góngora que era un hombre a una nariz pegado, ¿qué habría dicho de Cyd Charisse (1922-2008)? ¿Acaso que en su cuerpo habitaban dos personas: ella y luego, con vida propia, sus piernas? No es sexismo pero en toda obra de cine que se precie, Cyd Charisse aparece como la poseedora de las mejores piernas del celuloide, esto es, por su capacidad para bailar y atrapar la atención del espectador. Lo demostró en los grandes musicales de los años 50 y 60, consiguiendo algo que parecía imposible en aquel cine machista de entonces, y es que las mujeres le robasen el protagonismo a los actores. Ella lo consiguió incluso siendo pareja de iconos como Gene Kelly. Una pena, en todo caso, que el cine no aprovechase mejor sus cualidades dramáticas.

Nombrecito. Lo de Cyd se entiende fácil: la bautizaron Tula Ellice Finklea.
Impartiendo clases.  Ya mayorcita, se dejó ver en un vídeo musical de Janet Jackson (Airight, búsquenlo en YouTube).
Lo que no veremos.  Había sido elegida para la película que quedó inconclusa al morir Mariliyn.

Su mejor película.
Tres para elegir: Brigadoon, La bella de Moscú y Cantando bajo la lluvia. Casi nada.

Su peor película.
Los conquistadores de Atlantis, de 1978, con pulpo gigante incluido.