Curbelo anima a la izquierda a dejar la teoría y apostar por la igualdad

EFE

El presidente de la Agrupación Socialista Gomera (ASG), Casimiro Curbelo, ha hecho público este viernes un comunicado en el que reafirma su condición de progresista y en el que anima a los partidos de izquierda a que dejen la teoría y apuesten por la igualdad de toda Canarias. Por su condición de progresista respalda a quienes se suman a compensar los sobrecostes de la doble insularidad y trabajar por la equidad de todos los canarios, señala Casimiro Curbelo, quien añade que nunca ha dejado de ser progresista y "mucho menos" ha abandonado la ideología de izquierda. Casimiro Curbelo reafirma su condición de socialista en respuesta a las invitaciones para formar alianzas que se hacen estos días, ante las que además anima a dejar la teoría y apostar por la Canarias única. "En nuestra formación política no hablamos de personas, sino de proyectos y programas que defiendan los intereses generales", afirma Casimiro Curbelo, para quien la cohesión territorial obliga a tomar en consideración a las islas no capitalinas y, sobre todo tener en cuenta las carencias que padecen los residentes en territorios como La Gomera, La Palma y El Hierro, "únicas islas en las que decrece la población". Curbelo hace hincapié en que el concepto de izquierda política se corresponde con la defensa de la igualdad social, y recuerda que "lamentablemente", ha visto en el Parlamento regional que "muchos de aquellos que se llaman progresistas votan en contra de contrarrestar las desventajas de las islas no capitalinas o mantener la voz de las islas menos pobladas". La Agrupación Socialista Gomera "siempre" estará del lado de la mejora de la calidad de vida, el bienestar y el progreso de todos los canarios y, especialmente, de los que residente en los territorios periféricos, afirma Casimiro Curbelo. El presidente de la Agrupación Socialista Gomera insiste en que la búsqueda de la cohesión, la sostenibilidad y el progreso equilibrado de todo el archipiélago, sin distinción, debe ser la principal preocupación de todos los representantes públicos, pero particularmente de aquellos que se llaman progresistas.