Cultura en Red, condenada a readmitir a otra trabajadora

La justicia ha vuelto a condenar a Canarias Cultura en Red por un despido nulo. En este caso, el de María Eugenia Marrero, que tras casi dos años de litigio volverá a ocupar su puesto en el organigrama de la empresa que sustituyó a la antigua Sociedad Canaria de las Artes y de la Música (Socaem).

La idea de la ex viceconsejera canaria de Cultura, Dulce Xerach, de crear una nueva entidad -Canarias Cultura en Red, de la cenizas de Socaem terminó con la denuncia de los representantes de los 35 trabajadores por «trato vejatorio». Un informe encargado a la empresa Price Waterhouse ponía de relieve el «exceso de malos hábitos adquiridos con el paso del tiempo» en la plantilla, lo que se utilizó para despedir a algunos de ellos.

El Tribunal de Justicia de Canarias dio la razón nuevamente a una de las afectadas por los despidos, María Eugenia Marrero, que tras ver cómo el Juzgado de lo Social Número 8 de la capital grancanaria no atendía su demanda ha recuperado su puesto de trabajo tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, que revoca la anterior y declara la «nulidad» del despido con efecto del 9 de noviembre de 2006.

La sentencia, contra la que cabe recurso de casación para la unificación de doctrina ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, se suma a la que recibió hace un año otra trabajadora, María Dolores Marrero.

Canarias Cultura en Red decidió en esa ocasión acudir al Tribunal Supremo, pero la semana pasada María Dolores Marrero recibió la sentencia firme que le da definitivamente la razón, por lo que con toda probabilidad de recurrir en el caso de María Eugenia Marrero no habrá lugar a la casación. Tanto la trabajadora como el abogado que la representa, Joaquín Sagaseta, mostraron ayer su satisfacción por la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, que desestimó la defensa que Víctor Díaz, el ex consejero canario, hiciera del procedimiento que terminó con el despido en 2006 de María Eugenia Marrero.

17 años

La sentencia recuerda en los antecedentes de hecho que María Eugenia Marrero llevaba trabajando para Canarias Cultura en Red (antes Socaem) desde 1989, y que en noviembre de 2006 recibió la notificación del despido alegando «causas objetivas». Este fue una de las últimas rescisiones de contrato que llevó a cabo Canarias Cultura en Red, que desde que se constituyó había comenzado a despedir trabajadores de la antigua Socaem tanto en Tenerife como en Gran Canaria. Algunos de ellos, recordó ayer Sagaseta, finalmente llegaron a un acuerdo con «sustanciosas» indemnizaciones. Otros, en cambio, prefirieron acudir a los tribunales, que finalmente les ha dado la razón.