Cubillo: "Felipe González se implicó en el atentado"

23/05/2012

«Es un trabajo muy serio», dice Antonio Cubillo sobre el documental que bucea en el atentado tramado por los gobiernos de España y Alemania para evitar que pidiera en la ONU la independencia de Canarias en 1978. Este hombre, de 82 años, sostiene que muchos desconocen este oscuro capítulo.

Cubillo está orgulloso de este documental, sobre todo, porque lo ha hecho su sobrino Eduardo. «Ha trabajado varios años en él y es muy independiente, a pesar de que tiene mi apellido», cuenta sobre su pariente.

El proyecto nació de un reportaje frustrado de El País, que intentó reunir a Antonio Cubillo con el hombre que intentó asesinarlo, Juan Antonio Alfonso. «El que me apuñaló decía que lo habían engañado y quería pedirme perdón. Me pidieron –comenta– que lo interrogara y le diera la mano para que se quedara tranquilo». Sin embargo, según cuenta, el encuentro se suspendió porque Rodolfo Martín Villa, expresidente de Sogecable y uno de los ministros del Gobierno que ordenó matarlo, movió sus hilos.

Pero el contacto ya estaba hecho y su sobrino lo aprovechó. «Vino aquí. Quería interrogarlo. Le dije que estaba vivo de milagro porque le hicieron un consejo de guerra y estaba condenado a muerte», cuenta Cubillo acerca de su verdugo al que interrogó.

Por él supo que, en primera instancia, tenían pensado matarle junto a su familia volando su coche con explosivos facilitada por la Embajada de España en Argelia. Pero el asunto transcurrió de otra forma. El autor intelectual del crimen, el agente del servicio de inteligencia español José Luis Espinosa –quien también da su testimonio en la película– fue presentado en los círculos de Cubillo como líder de UGT y representante de Felipe González en Argelia.
«González y Alfonso Guerra hicieron una visita oficial en marzo. Guerra presentó a Espinosa a las autoridades argelinas como contacto de la UGT», explica Cubillo que sostiene que ambos líderes socialistas fueron cómplices del atentado, en el que también estaba implicado el Gobierno alemán. «Si fallaban, estaban preparados los agentes alemanes para liquidarme en el aeropuerto», dijo acerca del sangriento plan que, según cuenta, fue aprobado por los ministros de Adolfo Suárez, a excepción de uno que se opuso por convicciones religiosas. «Todos los detalles están en un libro que escribió el padre de Soraya Sáenz de Santamaría, que era jefe de la Guardia Civil», abundó.