Gran Canaria

Contrata por 28.000 euros el crimen de una pareja en el sur

18/01/2008
ETIQUETAS:

Cinco personas de nacionalidad irlandesa e inglesa fueron detenidas en Gran Canaria, después de que uno de ellos encargara a los otros cuatro el asesinato de un hombre que había presentado un querella contra él por estafa. El supuesto inductor del crimen iba a pagar 28.000 euros a sus sicarios, informó la Guardia Civil.

La Guardia Civil, en el marco de la operación Tamadaba, arrestó a estas cinco personas, como presuntos autores de los delitos de amenazas, obstrucción a la Justicia, extorsión y estafa cometidos contra un ciudadano Noruego.

La víctima había interpuesto una querella por estafa y apropiación indebida de 200.000 euros en unas inversiones, por lo que el supuesto estafador propuso a uno de los detenidos que matara al estafado, que recibió una llamada telefónica de amenaza de muerte si no retiraba la querella, un encargo por el que interlocutor aseguró que recibiría 28.000 euros.

Tras ello, acordaron verse en un lugar público para negociar, lo que aprovechó la Guardia Civil para establecer un dispositivo de vigilancia. La reunión se produjo en un local de ocio de Puerto Rico, en el sur de Gran Canaria, donde se vieron el denunciante, su abogado y otras cuatro personas que le instaron a firmar un justificante para retirar la denuncia.

En ese momento fueron detenidos B.Q., de 49 años, J.O., de 55, y M.H., de 29, todos de nacionalidad irlandesa, así como la inglesa L.H., de 53. A todos ellos les constan antecedentes policiales en su país de origen por robo e incluso por violación, así como por estafa en España.

El inductor estuvo a punto de salir volando.

Las investigaciones que llevaron a cabo los agentes de la Guardia Civil tras las primeras cuatro detenciones permitieron conocer que el hombre que había sido denunciado y que, de hecho, fue quien encargó el trabajo, pretendía viajar desde el Aeropuerto de Gando (Las Palmas) hacía Cuba.

De inmediato, los agentes procedieron a dar los pasos pertinentes para la detención de este individuo, que ya se encontraba en el interior del avión, que se estaba preparando para el despegue.

Una vez que se consiguió la inmovilización del aparato, los agentes de la Guardia Civil procedieron al arresto del ciudadano inglés M.S., de 49 años de edad, como presunto responsable de los delitos de conspiración para el asesinato, extorsión y obstrucción a la justicia.