Condenados dos guardias civiles por hacer contrabando con tabaco de Canarias

EFE

Dos guardias civiles han sido condenados a once meses de cárcel y multa de 800.000 euros por el contrabando de 375.000 cajetillas de tabaco de Canarias que entraron en la península a través del puerto de Sevilla.

Una sentencia de la sección séptima de la Audiencia de Sevilla, a la que ha tenido acceso Efe, explica que el acusado Francisco S.O., brigada de la Guardia Civil en aquellas fechas, se puso de acuerdo con Francisco D.G., sargento de la Guardia Civil en situación de reserva, para introducir en la península por el puerto de la capital andaluza labores de tabaco procedentes de Las Palmas de Gran Canaria sin abonar los obligados derechos aduaneros.

La Audiencia ha condenado a otros cinco hombres que participaron en distintos momentos para organizar la descarga y almacenamiento de las cajetillas de tabaco.

El 17 de julio del 2008, el acusado Victoriano R.M. envió desde Las Palmas de Gran Canaria al puerto de Sevilla un contenedor en el que iban labores de tabaco disimuladas tras sacos de mantillo, en un buque que atracó en Sevilla sobre las 21.30 horas del 21 de julio.

Los acusados desembarcaron la mercancía y la trasladaron a una nave que habían alquilado, donde fueron detenidos pocas horas después por la Guardia Civil, que había vigilado la operación.

La sentencia absuelve de otro delito contra la salud pública al guardia civil Francisco S.O. porque los dos trozos de hachís, con un peso total de 142 gramos, que se encontraron en el registro de su taquilla en las dependencias de la 406ª Comandancia de la Guardia Civil estaban destinados a su consumo y no al tráfico.