Condenado a 20 años de cárcel por matar a su hermano de una puñalada

EFE

Un hombre de 54 años ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Sevilla a un total de 20 años y un mes de cárcel por los delitos de asesinato y maltrato habitual en el ámbito familiar después de que matara de una puñalada a su hermano, con el que se peleaba habitualmente.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, el tribunal entiende probado que el condenado, Agustín B.R., el 5 de agosto de 2010 fue al domicilio familiar, situado en el Polígono Norte de Sevilla, con el "firme propósito" de acabar con la vida de su hermano.

Para ello, cuando se encontraron solos en el piso, Agustín B.R. se dirigió a su hermano con un cuchillo y, de forma "inadvertida y sorpresivamente", le apuñaló en la axila izquierda "de manera tan rápida y letal" que la víctima no pudo reaccionar y sólo pudo llegar a la puerta intentando pedir auxilio mientras se desangraba.

Mientras su hermano moría, el condenado permaneció "tranquilamente sentado en un sillón del domicilio" haciendo ademanes de clavarse el cuchillo ante las vecinas que le recriminaban lo que había hecho, añade el auto.

En la fecha de los hechos el condenado mantenía sus facultades intelectuales y madurativas "conservadas", sin que se haya apreciado alteración psíquica que repercuta en sus capacidades cognitivas o volitivas, se recoge en la sentencia.

Durante el juicio este hombre alegó legítima defensa y dijo que se había producido una discusión y que su hermano le agredió con un cinturón, por lo que cogió un cuchillo que se clavó accidentalmente en la víctima durante el forcejeo.

El tribunal también entiende probado que existía una convivencia entre hermanos "muy conflictiva" y que era frecuente que el condenado "volcara su ira" contra su madre, de 76 años, insultándola gravemente y apretándole los brazos y zarandeándola.

Por todo ello ha condenado a Agustín B.R. a 18 años de cárcel e inhabilitación absoluta por un delito de asesinato con la agravante de parentesco, y no podrá alcanzar el tercer grado al menos hasta que cumpla la mitad de la pena.

Además, como autor de un delito de maltrato habitual en el ámbito familiar se le condena a veinticinco meses de prisión, a la privación para el derecho a la tenencia y porte de armas por cuatro años y a la prohibición de acercarse a su madre o al domicilio de ésta a menos de 500 metros durante cinco años.

En concepto de responsabilidad civil deberá abonar 61.644 euros como indemnización para los dos hijos de la víctima y otros 8.806 euros a su madre.