Coartadas para huir de San Valentín

12/02/2007

Si la mayoría de estadounidenses va a celebrar el miércoles San Valentín con los tradicionales chocolates, animales de peluche o cenas a la luz de las velas, otros harán todo lo posible para evitar festejar el día de los enamorados gracias a, dinero de por medio, una excusa creíble. La empresa Alibi Network procura pretextos para engañar a la pareja por precios que van desde los 35 hasta 1.500 dólares (de 30 a 1.270 euros).

Este año por San Valentín, un cliente, poco deseoso de pasar la velada con su amante, puede arreglar una excusa como que el veterinario lo llama con urgencia para que recoja a su perro que está muy enfermo. Otro recibirá una llamada de un obrero con el pretexto de una reparación de fontanería en casa.

Mike DeMarco, fundador de Alibi Network, una sociedad con sede en Illinois, dice estar sorprendido por el gran número de clientes, tanto hombres como mujeres, que no quieren pasar este San Valentín con sus esposos o amantes. "Es un poco raro este año, porque en lugar de evitar a sus esposos y esposas, son más numerosos los clientes que quieren escapar de sus amantes", explica DeMarco. "Esto no es así para todo el mundo, pero es la tendencia este año", afirma.

El 14 de febrero, día de San Valentín, el negocio de DeMarco usualmente tiene un incremento de peticiones del 30% y tanto mujeres como hombres demandan una coartada. "Los hombres no saben mucho cómo hacerlo, mientras que las mujeres son mucho más organizadas, calculadoras, y tienden a preparar todo antes de decidirse", alega. "Nos llaman y nos dicen 'esto es exactamente lo que quiero".

Algunos clientes buscan crear dos coartadas en San Valentín, una para pasar una parte del día con el o la amante y la otra para pasar el resto del tiempo con su pareja oficial. "Nosotros le aseguramos el 'querida, tengo una reunión de trabajo' la primera parte del día y creamos otra excusa para la segunda", explica el creador de Alibi Network, que no ofrece tarifas reducidas por las coartadas dobles.

 

Desde llamadas hasta eventos

 

Además de una cuota de entrada de 63 euros, los clientes pagan 30 euros por una llamada telefónica simple y falsa, y hasta 1.500 dólares para la organización de un sedicente seminario fuera de la ciudad. Algunos de los escenarios que el equipo de Alibi Network prepara para el miércoles son una alergia alimentaria, un malestar o un resfriado debido a las temperaturas polares actuales sobre una gran parte del norte y centro de Estados Unidos.

Una de las coartadas más elaboradas, concebida recientemente, es la organización de un viaje entre amigos para ir de pesca y así enmascarar una cita. Alibi Network ha llegado a preparar todo un equipo de pesca, emitido un billete falso de avión, habilitado un número de teléfono falso al que la esposa podía llamar para hablar con su marido y hasta tomado bellas fotografías de la excursión.

Al preguntarle a DeMarco por qué cree que alguien paga varios miles de dólares para crear una excusa tan complicada, respondió: "para no herir a su marido, su mujer o su amante pero es probable que sea simplemente porque esto cuesta más barato que un divorcio".