Cifran en 13 millones de euros las pérdidas por la operación del Canódromo

27/05/2011

La llamada operación del Canódromo, una permuta de terrenos que hizo con una constructora el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria bajo mandato del PP, causó un perjuicio a la corporación de más de 13 millones de euros, según han sostenido hoy PSC-PSOE y Compromiso por Gran Canaria.

Esa cifra de supuestas pérdidas fue expuesta en la última sesión ordinaria del Pleno de la corporación que se celebraba en este mandato y con motivo de la aprobación de las conclusiones de la comisión de investigación creada en torno a dicha operación, que rechazó el PP argumentando, en palabras de su concejal Felipe Afonso, que la iniciativa era "la última pataleta" del PSC.

Frente a Afonso, que sostuvo que los socialistas sólo querían empañar la imagen del que será el futuro alcalde de la ciudad tras las elecciones del 22-M, Juan José Cardona, porque era el concejal de Urbanismo del PP cuando se cerró la operación, el actual responsable de las políticas del territorio, Néstor Fernández (PSOE), insistió en señalar el "perjuicio causado a los ciudadanos".

Perjuicio que cifró en más de 13 millones de euros desde la tesis de que el Ayuntamiento efectuó la permuta de terrenos del Canódromo obteniendo un suelo destinado a un parque que fue sobrevalorado en favor de la empresa Urbacan.

Como compensación, la corporación entregó a esta empresa unas parcelas cuyo coste era 2,7 veces el precio real que debió pagar, 6.882.258 euros frente a sólo 2.515.970.

La comisión de investigación en sus conclusiones, en base a un informe pericial sobre la operación encargado a la Universidad Politécnica de Cataluña, concluyó que se había generado un beneficio indebido de más de 4.300.000 euros.

A esto hay que sumar otro beneficio de 8.956.443,41 euros que también consiguió Urbacan a resultas del mismo negocio, según mantuvo el concejal de Urbanismo en funciones.

En concreto, Néstor Fernández expuso que la empresa revendió poco tiempo después dos parcelas que recibió en la operación inicial y logró sendas plusvalías de 4.475.000 y 4.481.000 euros respecto al valor en que se habían tasado cuando el Ayuntamiento se las entregó.

Lo que implica que, si se suma ese beneficio de 4.475.000 y 4.481.000 euros que habría obtenido la corporación de haber vendido esas parcelas directamente a los 4.300.000 euros que pagó de más en la permuta de los terrenos del Canódromo, la operación "ha podido costar al Ayuntamiento más de 13 millones de euros", concluyó.

Ese parecer del grupo de gobierno socialista en funciones fue compartido desde la oposición por Compromiso por Gran Canaria, que respaldó con sus votos la aprobación de las conclusiones del informe mientras que el PP las rechazó.

Para la portavoz de Compromiso, esta operación supuso un "notable perjuicio para la ciudad" y desde esa opinión, rechazó igualmente las respuestas del PP sobre que la elevación hoy al Pleno de esas conclusiones suponían "una revancha" por la victoria de los populares en las últimas elecciones o "un ataque al candidato" a alcalde y futuro primer edil Juan José Cardona.

Felipe Afonso, por contra, negó la fiabilidad de las cifras y los planteamientos respaldados por PSC y Compromiso y afirmó que las acusaciones vertidas respecto a la operación eran "falsas" y sólo se explicaban por una "lamentable forma de hacer política" de los socialistas, consistente en no gobernar y sólo "hacer oposición a la oposición".

Un hecho éste que es el único que explica que pusieran en marcha desde el gobierno municipal una comisión de investigación para estudiar actuaciones de mandatos anteriores, consideró.

Néstor Fernández respondió que el único objetivo que se ha perseguido con la iniciativa es intentar clarificar esa operación, que Bernarda Barrios recordó que su partido "venía denunciando desde hace ocho años".

Finalmente, Fernández añadió que "serán otras instancias las que resuelvan definitivamente este asunto", a través de varias causas causas judiciales que hay abiertas al respecto.