Chaves no es partidario de que Zapatero desvele ya si repetirá como candidato

29/12/2010

El vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, ha dicho este miércoles  que no es partidario de que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, comunique ahora su decisión sobre si se volverá a presentar como candidato del PSOE a las próximas elecciones.

En declaraciones a la Cadena Ser, recogidas por Efe, Chaves ha asegurado que él no es la persona a la que Zapatero ha comunicado su decisión sobre si se volverá a presentar y ha añadido que además "no intuye" cual es.

Ha señalado que Rodríguez Zapatero tiene decidido gobernar hasta el final de la legislatura y ha expresado su deseo de que repita como candidato en 2012, aunque es a él -ha recordado- a quien corresponde tomar esa decisión.

Se ha preguntado además por qué tiene que tomar el jefe del Ejecutivo una decisión un año y medio antes de las elecciones y ha remarcado que el PSOE y el Gobierno tienen que dedicarse a gobernar, a tomar medidas para afrontar la crisis.

Ha añadido que no ve en estos momento que exista en el PSOE un debate sobre la sucesión de Zapatero, al tiempo que ha afirmado que no cree que a los ciudadanos les guste que su partido esté "enfrascado" en un debate sucesorio "con los problemas que están cayendo".

Y es que, para Chaves, ese debate no es conveniente "sobre todo pensando en la ciudadanía".

El vicepresidente tercero ha defendido además la subida de la luz porque, si se hubiera retrasado la decisión, cuando se acometiera la medida el alza del precio tendría que ser "más importante".

Ha agregado que es un tema "fácil de explicar" pero "difícil de aceptar" por los ciudadanos y ha reiterado que el coste de la producción de la luz que se consume en España es muy superior al precio que se paga por ella.

En cuanto a la reforma del sistema de pensiones, el vicepresidente tercero ha dicho que el Gobierno no puede prescindir de las conclusiones del Pacto de Toledo, aunque no se haya alcanzado un acuerdo sobre el aumento de la edad de jubilación a los 67 años.

Un aspecto, ha dicho, clave de la reforma y donde se encuentra la mayor dificultad para pactar con los sindicatos.

No obstante, ha indicado que puede haber un "margen de gradualización" que puede favorecer el acuerdo con los sindicatos, "ya que puede haber varias fechas de jubilación, que puede permitir conservar los 65 años como fecha de jubilación y también los 67".