Cerca de 200 operarios lucharán contra los incendios en Gran Canaria

EFE

Cerca de doscientos operarios trabajarán en las tareas de prevención y extinción de incendios durante la campaña de verano 2011 contra los fuegos forestales que pondrá en marcha el Cabildo de Gran Canaria a partir de mañana y hasta el próximo día 30 de septiembre. Así lo han informado hoy el presidente del Cabildo, José Miguel Bravo de Laguna, y la consejera de Medio Ambiente, María del Mar Arévalo, durante la presentación de la campaña de extinción de incendios, que establece bases en las zonas de Artenara, Las Mesas, Cruz Grande y Tafira. Arévalo destacó que el Cabildo se ha volcado en profesionalizar al personal encargado de combatir los incendios, por lo que la Consejería de Medio Ambiente este año contrata externamente a los 30 vigilantes de los siete puntos fijos existentes, y a personal de refuerzo para las brigadas. El resto de las funciones las asume el personal propio, integrado por 131 profesionales, lo que suma un total de 192 efectivos. Indicó que el dispositivo contra incendios forestales está activo todo el año, si bien se refuerza en los meses de verano. Para la lucha contra los incendios se contará con brigadas terrestres, que las conforman setenta personas; patrullas; equipos helitransportados, que disponen un helicóptero con base en Artenara y otro de refuerzo, que estará operativo desde el 15 de junio y permanecerá en servicio hasta final de octubre. También habrá técnicos de guardia, de logística, analista de incendios, una brigada de investigación de causas (BIIF), agentes de de extinción, oficiales de comunicación y vigilantes contra incendios, entre otros efectivos. Además, se dispondrán de más cámaras de vigilancia, pues este años ascenderán a cuatro, que se ubicarán Artenara, La Bandera (En Tamadaba/Artenara/Agaete), Los Moriscos (Tejeda/Valleseco), Hierba Huerto (San Bartolomé de Tirajana) y Monasterio Benedictino (Santa Brígida). Arévalo señaló que, además de los efectivos para la lucha contra los incendios, es fundamental la participación ciudadana, por lo que insistió en que se "eviten comportamientos que puedan ser peligrosos a la hora de provocar incendios". Para ello, dijo que la población rural se debe concienciar en la necesidad de adoptar medidas preventivas encaminadas a la resistencia de las viviendas por sí mismas frente a emergencias por fuego forestal. Desde el Cabildo se recomienda limpiar de vegetación los 15-20 metros alrededor de las casas, así como cortar la hierba y arbustos secos, setos de cipreses y todo material inflamable como toldos, pinocha, leña apilada, etcétera. Así mismo, se aconseja mantener el tejado y los canalones de recogida de agua limpios de hojas y podar de ramas bajas los árboles al lado de las casas para impedir que el fuego suba a las copas, además de alejar los árboles entre ellos y de las ventanas. La inspección y limpieza de las chimeneas cada año y la ubicación de las barbacoas lejos de las casas y separadas de la vegetación y leña, son otras de las recomendaciones del Cabildo.