Celso Perdomo y su novia, a prisión

14/02/2006

El juez Miguel Angel Parramón, que investiga la trama eólica de Canarias, ha dictado hoy el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, del ex director general de Industria del Gobierno canario Celso Perdomo (PP) y de su pareja, la funcionaria del Cabildo de Gran Canaria Mónica Quintana.

Celso Perdomo ingresará en prisión por los delitos de malversación de caudales públicos, cohecho, tráfico de influencias y facilitar información privilegiada, y Mónica Quintana por malversación de caudales públicos y cohecho, informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

Los dos acusados recibieron la notificación en los juzgados tras volver a pasar la noche detenidos después de prestar declaración el domingo ante el juez, quien dejó en libertad con cargos a otros cinco acusados por su presunta implicación en las irregularidades detectadas en la convocatoria de un concurso público de energía eólica en Canarias.

Celso Perdomo, fue director general de Industria del Gobierno de Canarias entre el 2003 y el 2005 cuando era responsable de la Consejería del área Luis Soria, del PP, partido que gobernó en coalición con el ejecutivo de Coalición Canaria, que preside Adán Martín, hasta junio del año pasado, en que ambas formaciones rompieron el pacto de gobierno.

Tras permanecer más de cinco días detenidos en calabozos policiales, el juez Miguel Angel Parramón, titular del juzgado de instrucción número 7 de Las Palmas de Gran Canaria, citó a primeras horas de esta tarde a Perdomo y a su pareja para notificarles su auto de ingreso en prisión en la cárcel de Salto del Negro, al sur de la ciudad.

Su estancia en prisión será "comunicada y sin fianza", según el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en línea con lo solicitado por el fiscal anticorrupción Luis del Río, quien reclamó la prisión incondicional para ambos.

Sobre las 14:15 horas, los dos detenidos fueron conducidos en presencia del juez, quien el pasado domingo amplió un mes más el secreto de las investigaciones judiciales. Tanto Celso Perdomo, vestido con chaqueta, como su novia entraron con la cara al descubierto y con rostro de cansancio.

Cinco minutos después salió del juzgado el ex cargo de Industria y Mónica Quintana lo abandonó casi veinticinco minutos después.

Los abogados de los dos detenidos, Isidro Curbelo y Mariano Mesa, aseguraron a Efe que piensan recurrir el auto de prisión y no quisieron hacer ningún comentario sobre la causa judicial y la situación de sus defendidos.

La investigación judicial sobre la trama eólica de Canarias se inició después de que el empresario Alberto Santana denunciara a la Policía en marzo del 2005 que desde la Consejería de Industria del Gobierno canario se había filtrado información privilegiada del concurso mediante correos electrónicos a la empresa Siemanca, en la que el denunciante trabajaba como director comercial.

El pasado domingo, durante una maratoniana sesión de declaraciones judiciales, el juez Parramón puso en libertad con cargos a los otros cinco detenidos en la "operación Eolo" que fueron acusados de cohecho.

Con fianzas de 100.000 a 150.000 euros salieron los empresarios Alfredo Briganti Arencibia y Enrique Guzmán; el directivo de La Caja de Canarias Jesús González; y el funcionario de la Dirección General de Industria Honorato López, mientras que el también empresario Wilebaldo Luis Yánez quedó en libertad con cargos, pero sin fianza.

Celso Perdomo y su pareja eran militantes del PP, según informaron a Efe fuentes del partido, pero tras su detención fueron suspendidos de militancia de forma cautelar.