CC dice que Repsol veta a científicos de las universidades canarias

EFE

El senador de Coalición Canaria-Agrupación Herreña Independiente (CC-AHI), Narvay Quintero, ha criticado este lunes a Repsol porque asegura que la empresa ha vetado a científicos de las universidades canarias al impedir que se acercasen a menos de dos millas de la zona donde se realizan prospecciones petrolíferas.

Narvay Quintero ha informado hoy de que ha presentado diversas iniciativas en el Senado para denunciar el a su juicio veto impuesto por Repsol a una embarcación contratada por un comité científico formado por expertos de las dos universidades canarias.

El senador pide al Gobierno español que aclare ese veto y asegura que una empresas multinacional no puede vetar que los científicos evalúen los efectos de los ruidos de las prospecciones sobre la fauna marina en aguas próximas a Lanzarote y Fuerteventura.

Explica Narvay Quintero que los científicos pretendían hacer un estudio de ruidos para comprobar si las prospecciones están afectando al ecosistema marino, pero una de las dos embarcaciones auxiliares del barco perforador les impidió acercarse al área de las prospecciones, añade en un comunicado.

Además, según el senador, los barcos auxiliares pusieron en marcha los motores para evitar el estudio de ruidos.

Navay Quintero señala que en este caso no intervino la Armada Española, pero sí los barcos auxiliares del buque de prospecciones contratado por Repsol.

El senador denuncia que una multinacional se arrogue competencias que son exclusivas del Gobierno central y pide al Ejecutivo que preside Mariano Rajoy que aclare ese incidente.

Por ello pregunta si el Gobierno de España considera que una multinacional tiene capacidad para impedir el acceso de una expedición científica, cuya labor consistía en analizar los efectos de los ruidos de las prospecciones sobre los cetáceos y otras especies marinas.

El senador herreño también pide que el Estado facilite los datos sobre los medios que ha desplegado hasta ahora el Gobierno del Estado, tanto el Ministerio de Defensa como el Ministerio del Interior, para salvaguardar los intereses de la multinacional Repsol desde que se iniciaron las prospecciones, especificando su coste para las arcas públicas.