Carlos Morales declara por la licencia de su casa en Yaiza

19/01/2013

El arquitecto Carlos Morales declaró ayer en el juzgado por la denuncia contra él y el exalcalde, José Francisco Reyes, por la concesión de la licencia para edificar su casa en Yaiza. Morales compareció, limitándose a decir que él pidió autorización. También declaró el técnico Jorge Codech.

La comparecencia de Morales se extendió hasta entrada la tarde y se prolongó durante un amplio espacio de tiempo. El arquitecto, marido de Alexia de Grecia, respondió a preguntas del jueza y fiscal, que en todo momento giraron en torno al mismo asunto; a cerca de a quién dirigió el escrito de solicitud de la licencia para edificar su vivienda en Puerto Calero (Yaiza). Y la respuesta del arquitecto parece que fue siempre la misma; al responsable municipal, que no era otro que el alcalde, en este caso el ya exregidor, José Francisco Reyes.

Por su parte, también compareció el propio ex primer edil sureño, que también estaba citado ayer, igualmente como imputado por supuesto delito medioambiental, al conceder licencia de obra en suelo, presumiblemente rústico. No obstante, no declaró José Francisco Reyes acogiéndose a su derecho al efecto.

También fue citado en la jornada de ayer el técnico y actual componente de equipo redactor del Plan General de Yaiza, Jorge Codech, a quien se preguntó por la categoría del suelo en el que se encuentra la edificación en propiedad de Carlos Morales. En este caso, el técnico, citado como testigo, declaró que se trata de suelo urbanizable sectorizado. De ser ésta la categoría del suelo en el que se construyó, el supuesto delito medioambiental podría estar en duda, al ser suelo apto en teoría para construir.

No se descarta que la estrategia de la Fiscalía se dirija ahora a demostrar que el arquitecto Carlos Morales supuestamente indujo al exalcalde a que le concediera la licencia de la obra, una suerte de inducción a la prevaricación urbanística, ya que Morales no es funcionario público. Como se sabe, la investigación sobre este asunto forma parte de una de las piezas separadas desglosadas del llamado caso Unión. Al arquitecto lanzaroteño también se le vincula en otra pieza del caso con la posible adjudicación de la redacción del Plan General de Yaiza.