Cáritas despide a cerca de 20 personas por falta de ayudas

La reducción de cerca de 200.000 euros en la subvención que el Gobierno de Canarias concede a Cáritas Diocesana de Canarias, junto con otros 200.000 euros de merma en las donaciones particulares a la ONG han hecho que la organización se vea obligada a despedir a unos 20 trabajadores, para poder continuar con su labor.

El director de Cáritas Diocesana de Canarias, Pedro Herranz, confirmó este lunes que ultima la remodelación de la plantilla que debe acometer la entidad, a pesar de los intentos realizados por mantener a todos los trabajadores.

«Estamos en una situación de transición. El Gobierno nos ha recortado entre 180.000 y 200.000 euros y los despidos son inevitables», recalcó. «Ahora estamos en la fase de discusión para que el proceso sea lo menos doloroso posible, pero entre 10 y 20 personas tendrán que irse».

Los presupuestos de la organización para el año próximo han mermado en cerca de 400.000 euros, de los que 200.000 son los que dejará de ingresar el Gobierno de Canarias y los otros 200.000 son las reducciones en donativos y socios de la entidad, que en 2010 ha perdido un 28% de las donaciones. «Estas personas daban entre 50 y 100 euros al año y han sido los más afectados por la crisis, por lo que han dejado de aportar. Todo ello nos ha llevado a esta situación».

Los recortes que entrarán en vigor el próximo 1 de enero afectarán fundamentalmente al programa Personas sin hogar, que es el que más reducción de capital ha experimentado. «Cáritas recibe sus ingresos de las subvenciones nominadas, que son las que aparecen consignadas en los Presupuestos de la Comunidad Autónoma, que se han reducido en un 20%; y de las subvenciones genéricas, que son las que convoca el Ejecutivo para conceder ayudas, y que se han reducido en un 50%.