Cardona pide que se anule el derribo de la biblioteca

Los servicios jurídicos municipales formalizarán este lunes un incidente excepcional de nulidad de actuaciones con el que pretenden que el Tribunal Supremo dicte una nueva sentencia que evite el derribo de la biblioteca pública del Estado. Tras este paso, le queda aún el anunciado recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

Salvo impedimentos de última hora, los servicios jurídicos municipales trabajaban el viernes para poder presentar este lunes un incidente de nulidad de actuación ante el Tribunal Supremo para que se retrotraiga la deliberación de los magistrados al momento antes de la sentencia. De este modo, se espera que el Alto Tribunal emita una nueva decisión que evite el derribo de la biblioteca en base a su valor como elemento promotor de la cultura en la sociedad grancanaria.

En este sentido, el incidente de nulidad de actuaciones se basa en que la orden de derribo atenta contra derechos fundamentales y solicita que de manera expresa se suspenda la decisión de demoler la biblioteca.

Hay que recordar que el Tribunal Supremo ha señalado que la construcción de la biblioteca fue ilegal. Es más, en su última sentencia -con tres votos a favor y dos votos particulares de los magistrados canarios-, el Alto Tribunal aseguraba que argumentar que la biblioteca no podía ser demolida por tratarse de un bien de interés cultural "encubre, a nuestro juicio, fraude de ley".

Ahora el Tribunal Supremo tendrá que decidir primero si admite o no el incidente. Si lo hace, el procedimiento volvería a enfrentarse a un nuevo fallo; si no lo hace, se condenará al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria al pago de las costas. Cabe la posibilidad además de que pueda imponérsele una multa que podría oscilar entre los sesenta y los novecientos euros, aunque este caso sólo se aplica cuando se aprecia temeridad en el solicitante de la nulidad de las actuaciones.

Pese a todo, no es el último recurso que le queda al Consistorio capitalino en su batalla por evitar el derribo de la biblioteca porque, como ya anunció el alcalde, Juan José Cardona, también está abierta la vía del recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.