Canarias, vetada para el comercio electrónico

10/11/2013

El comercio electrónico mueve al año en España 12.000 millones de euros y las cifras no dejan de crecer en un mercado global en el que no hay fronteras. Esa es la realidad en todo el mundo, salvo en Canarias, donde los trámites aduaneros frenan las compras de los isleños y las ventas que empresas canarias pueden hacen en el exterior.

Comprar por Internet desde Canarias se ha convertido en algo casi imposible. En primer lugar porque la gran mayoría de las empresas -el 70%, según estiman los expertos- ha optado por no vender en el Archipiélago para evitarse los problemas y las consecuencias que implica  tener a un cliente mosqueado.
Y es que la mayoría de las webs de venta on line han tenido que sufrir las quejas de más de un cliente canario, que contacta con ellas para echarles en cara que el producto que compró por este o aquel precio le ha costado hasta un 50% más al llegar a su casa y que nadie le dijo nada. Como si las webs tuvieran algún tipo de responsabidad en el encarecimiento que sufre la mercancía a su llegada a Canarias y que no es más que consecuencia de la gestión abusiva de los trámites aduaneros que realizan los agentes de aduanas y a los que el Ejecutivo canario no parece dispuesta a meter mano.
Según el director de Tributos, Álberto Génova, porque la administración no puede entrar a regular unas tarifas que fija un colectivo profesional -los agentes de aduanas- por tramitar el Dua(Documento Único Administrativo), aunque ése sea obligatorio para hacerse con el paquete y recurrir a ellos, algo imprescindible. Porque, aunque es cierto que existe el autodespacho del Dua, su gestión es «tan complicada» que al final «no queda otra» que pagar al agente de aduanas (cobran entre 12 y 40 euros).
Apple, Mimub, Pixmania, Groupalia y Groupon son algunas de las webs que han decidido cubrirse las espaldas y no realizan envíos a Canarias. Así se ahorran los disgustos. Pero, a cuenta de eso, un mercado de dos millones de personas que viven en un territorio alejado y fragmentado, y donde el comercio electrónico tiene especial sentido, viven cada vez más aisladas. Sin posibilidad de hacerse con un móvil última generación por 10 euros; comprarse una cámara o material fotógrafico que aquí en las Islas no se vende; una camiseta de la NBA imposible de encontrar en el Archipiélago, un bolso de marca a precio de chollo o una pata de jamón ibérico a un coste que aquí, ni de broma.
Los usuarios de Internet se sienten castigados. Y no sólo los que compran en la Red sino también las cientos de empresas isleñas, que ven vetada su posibilidad de vender en el exterior precisamente por lo mismo: la gestión de los trámites aduaneros.
El Dua de exportación en sí mismo no es elevado pero sí lo es lo que cobra el agente  de aduanas. Son hasta 18 euros, que, si se repercuten en la mercancía que se manda al exterior, la encarecen y lastra su posibilidad de competir. «Tenemos productos de muchísima calidad que están perdiendo una oportunidad de oro de salir a través del comercio electrónico», indica Cristina Ponce, de madeincanaryislands.com.