Canarias se mantendrá "muy firme" desde lo jurídico y político contra Repsol

02/12/2013
ETIQUETAS:

Partidos, sindicatos, administraciones de Canarias y ONG han presentado este lunes una campaña internacional contra las perforaciones petrolíferas de Repsol, una oposición en la que el Gobierno autonómico se mantendrá "muy firme desde el punto de vista jurídico, político y social", según su presidente, Paulino Rivero.

En un multitudinario acto celebrado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, durante el que la actriz Pilar Bardem ha leído el manifiesto "Por un archipiélago canario libre de petróleo", Rivero ha subrayado el potencial riesgo de marea negra que suponen las prospecciones, a "10 kilómetros de Fuerteventura y 18 kilómetros de Lanzarote".

Un portavoz de Repsol ha asegurado a Efe que es "falso" que se vayan a realizar perforaciones a esas distancias y ha opinado que se confunde "voluntariamente" el área de exploración inicial con los puntos en los que se han hallado las acumulaciones de hidrocarburos -zonas donde se realizarán los sondeos-, que están a una distancia mínima de 50 o 60 kilómetros de la costa más cercana.

Por su parte, el presidente del Ejecutivo canario ha asegurado que la oposición a este proyecto es "creciente" y ha advertido de que "el petróleo es coyuntural: tiene un principio y un fin".

Tras recalcar que las prospecciones ponen en peligro la principal industria del archipiélago (el turismo), Rivero ha lamentado que el Gobierno central no escuche "el clamor" en contra de estas prospecciones, que podrían comenzar a partir de mayo de 2014, según el presidente de la compañía petrolífera, Antonio Brufau.

Acompañado, entre otros, por la portavoz socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez; el diputado de IU Gaspar Llamazares; la actriz Goya Toledo; la presidenta de la Fundación José Saramago, Pilar del Río, y por representantes de las principales ONG ecologistas, Rivero ha reiterado que esto "no es un capricho" y existen otras alternativas "sostenibles".

El manifiesto, que han firmado en la web savecanarias.org casi 29.000 personas, sostiene que el proyecto de Repsol "destruirá muchos más empleos en las islas que los escasos que puede generar" y advierte de que un derrame de crudo podría alcanzar las costas de cualquier isla canaria.

Al respecto, el portavoz de Repsol ha explicado que el estudio de impacto ambiental realizado por esta empresa, en colaboración con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, determina que la probabilidad de que haya "complicaciones" es de 1 entre 50.251 sondeos.

Durante el acto, al que también han asistido el coordinador general de Equo, Juantxo Lopez Uralde, miembros de Los Verdes, el presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés (CC), y el vicepresidente del Cabildo de Fuerteventura, Blas Acosta (PSOE), el director de la Fundación César Manrique, Fernando Gómez Aguilera, ha denunciado la falta de transparencia y "de propaganda manipulada y connivencia entre Repsol y el Gobierno".

Después de abogar por un nuevo modelo energético, basado en las fuentes renovables, Gómez Aguilera ha agradecido el apoyo de los pescadores de las islas, del sector turístico, de las universidades, instituciones científicas y sectores profesionales de todos los ámbitos.

Entre las ONG que apoyan la campaña internacional figuran WWF; Greenpeace, SEO/Birdlife, Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra, Oceana, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético en España y la Fundación Renovables.

En 2012, el Tribunal Supremo rechazó la solicitud del Gobierno canario y del Cabildo de Lanzarote de suspender los permisos concedidos a Repsol para hacer sondeos petrolíferos en aguas próximas a Canarias.

Poco antes, el Consejo de Ministros había decidido mediante real decreto convalidar los permisos otorgados a Repsol once años atrás.

Dicho acuerdo permite a Repsol y a sus socios en este proyecto -Woodside Energy Iberia y RWE Dea AG- hacer sondeos en nueve zonas del Atlántico situadas entre Fuerteventura y Lanzarote y la mediana imaginaria que divide las aguas españolas de las marroquíes.