Canarias recela del ‘brexit’

José Miguel Pérez
JOSÉ MIGUEL PÉREZ

La posibilidad de que Reino Unido salga de la Unión Europea genera una preocupación contenida en el sector turístico canario. La devaluación de la libra frente al euro, una de las previsibles consecuencias del temido brexit, ya hizo perder al Archipiélago 500.000 visitantes británicos en un solo año en el fatídico 2009.

El turismo británico mueve el motor económico de Canarias: el Archipiélago recibió casi 3,9 millones de visitantes procedentes de Reino Unido en 2015, lo que supuso el 31,4% del total de los turistas que recalaron en las Islas. Y esta oleada de británicos empleó en sus vacaciones en Canarias 4.283 millones de euros, lo que quiere decir que solo este país genera un tercio de la facturación turística. Estas cifras consolidan a Reino Unido como el principal mercado emisor de turistas hacia el Archipiélago.

De ahí que los hoteleros miren con recelo el referéndum del próximo 23 de junio en el que se decidirá si Reino Unido permanece o no en la Unión Europea (UE). En el hipotético caso de que saliera, crecerían las posibilidades de que se devaluara la cotización de la libra respecto al euro, lo que restaría competitividad en precios al destino canario.

En ese caso, «sería inevitable el impacto negativo» en las visitas de los turistas de ese país al menos a corto plazo, tal y como reconoce el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas, Fernando Fraile. La previsible devaluación de la moneda sería además especialmente perjudicial para Canarias, un destino muy demandado por el turista británico de clase media y baja que es especialmente sensible al precio a la hora de decantarse por el destino. Una libra más débil encarecería las vacaciones en las Islas, y la capacidad de gasto de los turistas.

La experiencia avala la posibilidad de que estos temores se acaben materializando. La patronal turística advirtió recientemente de que en años en que se han producido oscilaciones entre el 3% y el 5% del valor de la libra frente al euro se ha detectado un incremento o bajada de las visitas de los turistas.

Los hoteleros y extrahoteleros canarios conocen perfectamente las dolorosas consecuencias de estas fluctuaciones: en 2009, coincidiendo con el desplome de la libra, el Archipiélago perdió más de medio millón de turistas británicos respecto a 2008, y se quedó con apenas 2,8 millones de visitantes de aquel país. Este desplome del primer cliente turístico fue decisivo para que Canarias cerrara el peor año de la historia reciente del destino.

«No nos interesa que Reino Unido desconecte de la Unión Europea, aunque en el peor caso habría que ver de qué forma saldría. Pero es cierto que preocupa al sector turístico porque al menos a corto plazo haría que bajaran las llegadas desde este país a las Islas. Otra cosa es que provoque un perjuicio enorme a largo plazo para un destino consolidado que se está abriendo también a nuevos mercados emisores», añade Fraile, quien confía en que, en cualquier caso, en que finalmente no se produzca el temido brexit.

«Lo conveniente es que sigan con nosotros. Es importantísimo porque Reino Unido es una economía fuerte, en general, y desde el punto de vista turístico es fundamental para Canarias», recalcó Fraile.