Canarias presume de récord

José Miguel Pérez
JOSÉ MIGUEL PÉREZ

El destino canario ha vivido estos últimos cuatro años su gran época dorada, y el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, no podía dejar escapar este miércoles su último discurso en la feria Fitur como jefe del Ejecutivo para recordarlo. Presumió -sin nombrar la moratoria- de los logros de un destino que ha hecho historia sin renunciar al desarrollo sostenible.

Rivero se despachó este miércoles a gusto, con la seguridad que ofrecen unas estadísticas turísticas difícilmente superables, en el tradicional mensaje con el que el presidente del Ejecutivo inaugura el pabellón de Canarias en la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur). En un discurso más breve y relajado que en las citas anteriores, se congratuló de que todas las Islas hayan logrado alcanzar su momento turístico más dulce tras cuatro años de legislatura marcadas por «la gran apuesta del Ejecutivo autonómico por la rehabilitación de la oferta».

Ya sin la contención propia de quien tiene que afrontar nuevos retos -Rivero no se presentará a la reelección como presidente- lanzó un claro mensaje a los representantes públicos y del sector empresarial canario: se puede crecer, y mucho, cuando las políticas están guiadas «por el desarrollo sostenible y por parámetros exclusivos de calidad». El presidente del Gobierno de Canarias minimizó por tanto el impacto de las «variables externas» en el vertiginoso crecimiento turístico que acumula el Archipiélago en estos últimos cuatro años: recordó, para empezar, que la facturación del destino canario ha aumentado en 3.300 millones de euros, para pasar de los 10.600 millones que gastaron los extranjeros en 2010, a los 13.900 del lustroso 2014. Un notable aumento de ingresos que ha venido acompañado, resaltó Rivero, de un incremento en un 23% de la llegada de turistas en cuatro años, para pasar de los 10,5 millones de visitantes anuales a los casi 13 millones de 2014.

Y pareció quitarse una espinita Rivero cuando recalcó que su mayor satisfacción era cerrar una legislatura en la que «todas las Islas sin excepción habían crecido turísticamente por encima de un 20%». No estaba allí para escucharlo el presidente del Cabildo de Gran Canaria, que justificó su ausencia en la feria al encontrarse indispuesto.

Temas

FITUR