Canarias, pionera en probar la mediación contenciosa

ANTONIO F. DE LA GÁNDARA

Dos juzgados de lo Contencioso Administrativo (los que dirimen pleitos contra la administración y de las administraciones entre sí) de Las Palmas han sido elegidos para una experiencia piloto revolucionaria: la posibilidad de cerrar los litigios contra el poder y entre poderes en una mesa de negociaciones.

Las magistradas de Las Palmas de Gran Canaria Esperanza Ramírez (Juzgado de lo Contencioso Administrativo número dos) y Olimpia del Rosario Palenzuela (número 3) han aceptado la propuesta del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para poner en marcha de forma inminente probablemente se anuncie en la toma de posesión del nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, José Ramón Navarro un proyecto piloto pionero en España para implantar la mediación en el ámbito administrativo y en el de la jurisdicción contencioso administrativo, esto es: consolidar una vía de negociación extrajudicial que permita al ciudadano negociar una solución a sus litigios con la administración (ya sea en vía administrativa o ante los tribunales) ante un mediador imparcial que podrá flexibilizar y matizar las soluciones, desempantanando litigios que llevan años enquistados.