Canarias no quiso un informe PISA particular por su coste

05/12/2007

Ayer se hicieron públicos los datos del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos en el que participan 57 países. Diez CCAA solicitaron además una muestra separada para evaluar mejor su sistema. Canarias no está entre ellas porque según el Gobierno «es muy caro».

La portavoz del Gobierno de Canarias, Carolina Déniz, explicó ayer que Educación no solicitó una muestra desagregada del informe PISA, como sí lo hicieron otras diez comunidades autónomas, «porque prefiere hacer su propio estudio» y además, «resulta muy costoso».

Una explicación que indignó a los sindicatos, los cuales la califican de «excusa ridícula» para ocultar la «catastrófica situación de la educación en Canarias», en palabras de Fernando Pellicer, portavoz del Stec. El sindicalista hizo alusión a los datos del propio Ministerio de Educación que publica la revista Magisterio, según los cuales Canarias se sitúa a la cola en fracaso escolar y es, además, la comunidad en la que más ha disminuido la inversión en educación entre 2000 y 2005 –un 14%– para explicar la postura del Gobierno.

Lo que sí revela el informe es que el nivel de comprensión lectora de los alumnos españoles de 15 años desciende de forma «muy notable», el de matemáticas es «ligeramente inferior» y el de ciencias apenas varía en comparación con 2003 . Además, España se coloca en las tres competencias por debajo del total (media ponderada según número de alumnos por país) de los 30 Estados de la OCDE y por encima del total de los 57 participantes.

Finlandia, Hong Kong (China), Corea del Sur y Canadá encabezan las tres competencias, que suelen cerrar Kirguizistán, Qatar, Túnez y Azerbaiyán.

Por comunidades, sólo Andalucía está debajo de la puntuación media española en los tres apartados, mientras que La Rioja saca los mejores resultados nacionales e incluso destaca en relación con los países de cabeza.

Cabrera lo achaca a un retraso histórico.

La ministra de Educación, Mercedes Cabrera, afirmó ayer que el sistema educativo español «goza de bastante buena salud teniendo en cuenta los índices educativos de los padres. Es un retraso histórico de la sociedad, de nuestro país, respecto a la OCDE». El diagnóstico del informe PISA obtenido por Cabrera es que los alumnos españoles «se desenvuelven positivamente en Ciencias, de manera aceptable en Matemáticas, aunque mejorable, y, tras constatar que la comprensión lectora ha bajado en la OCDE, añadió que es «un problema que merece toda la atención». Entre las medidas a adoptar para mejorar la educación, anunció que los maestros de Educación Infantil, al igual que los de Primaria, deberán cursar un título de grado de cuatro años, mientras que los de Secundaria deben realizar un máster.

«Queremos tener los mejores profesionales y a los que tengan mayor vocación», dijo. Cabrera recalcó que para mejorar la educación es indispensable que las familias, y la sociedad se impliquen con las autoridades educativas. Sobre el caso finlandés, que aparece como líder, comentó que es un modelo «difícilmente trasplantable», aunque si en algo coinciden todos los países, agregó, es en la importancia del nivel de formación del profesorado y del «respeto social» a su figura, sin que ello tenga que ver «con recursos económicos o con salarios».