Canarias aspira en Fitur a elevar su techo turístico

14/01/2017
ETIQUETAS:

Canarias exprimirá al máximo en 2017 su capacidad para hacer crecer las cifras de turistas tras un año 2016 en el que el techo turístico se elevó hasta los 15 millones de visitantes. Los hoteleros aseguran que el margen para elevar esa altura se está estrechando, pero insisten en que ese tope no lo están marcando los turistas. El límite lo está marcando capacidad cada vez más reducida para encontrar huecos donde atender a los turistas en el destino.

El quiero y no puedo turístico se ha convertido prácticamente en obsesión en Gran Canaria, donde, insisten los empresarios hoteleros, los periodos en los que la demanda supera la oferta van ganando terreno en el calendario.

Sobre todo en invierno, cuando las Islas no tienen rival en Europa –entre finales de octubre y abril–,  aunque los problemas que han sufrido los destinos del Mediterráneo también se están dejado notar en el verano, cuando muchos complejos están colgando en los últimos tiempos el cartel de lleno.

En este escenario, los empresarios y profesionales del sector que acuden a la Feria Internacional de Turismo Fitur 2017 que arranca el miércoles en Madrid, mantienen como principal reto seguir avanzando en la recuperación del mercado peninsular de turistas. En 2016 se alcanzaron los 1,6 millones de visitantes nacionales, pero aún siguen lejos los cerca de 2,5 millones que llegaron a entrar en 2008, justo antes de que se desataran las consecuencias de la gran crisis.

Reconocen los empresarios turísticos isleños que en Fitur habrá este  año menos posibilidades para cerrar contratos con los turoperadores que aspiran a  traer más turistas desde mercados emergentes.

Será muy complicado, explican, porque los gigantes mayoristas, Tui y Thomas Cook, acaparan cada vez más camas en el Archipiélago para colocar a los turistas de toda la vida; países nórdicos, Alemania y sobre todo Reino Unido. Un país este último desde donde llegaron en 2016 el 37% de los extranjeros, y donde aún no se atisban los efectos de la futura salida de la Unión Europea.

Es el pez que se muerde la cola. Cuanto más escasean las camas, más caras se venden, y menos capacidad tienen los turoperadores más modestos que intentan abrir nuevos mercados.

De hecho, los hoteleros ya tienen claro que en el siempre llamativo pabellón de Canarias cerrarán contratos –o los ultimarán– con los mayoristas que implicarán subidas de los precios de las camas de entre el 5% y el 7% respecto al 2016.

En paralelo, los técnicos de las administraciones públicas canarias tratarán de ganarse el favor de las aerolíneas para sumar conexiones. Una agenda apretada de reuniones la que se prevé y en las que  participarán también los primeros espada políticos, eso sí, tras el tradicional y mediático paseo del presidente canario, Fernando Clavijo, por los espacios del pabellón canario donde le esperarán los mandatarios de los cabildos y los principales municipios turísticos.

Antes de entrar en faena, el jefe del Ejecutivo sacará pecho ante los medios por los históricos resultados y las aún mejores perspectivas para este 2017, e insistirá en que su gabinete está haciendo los deberes para reducir la «maraña administrativa» que frena las inversiones en el sector.

Será también en este escenario donde el presidente en funciones de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas, José María Mañaricua, reclame a Clavijo premura en la modificación de la legislación turística de la comunidad –que llegará tras la aprobación de la ley del suelo– para que elimine las restricciones a la creación de   nuevos hoteles en suelo consolidado.