Canarias alienta el turismo de sus propios residentes para capear el verano

05/06/2012
ETIQUETAS:

El Gobierno de Canarias volverá a tratar de captar como turistas a los propios residentes en las islas con una nueva edición de la campaña "Yo me quedo" este próximo verano, que estima que "va a ser complicado" para el sector vacacional, al esperar que bajen las llegadas desde varios países.

Y es que, aunque las reservas disponibles apuntan a que en esa temporada crecerán un 3 % los visitantes de Alemania, son más importantes las reducciones de llegadas que se prevén desde otros mercados como el nacional, donde se espera una bajada del 9 %, o el británico, en el que se augura un descenso del 7 %, ha dicho este martes el viceconsejero de Turismo regional, Ricardo Fernández de la Puente.

La reducción de las plazas aéreas hacia las islas ofertadas este verano en relación al anterior, que Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea cifra en un 8 % y el Gobierno canario atribuye a la supresión de las bonificaciones en tasas aeroportuarias que existía en el archipiélago hasta el año pasado, ha sido, según el viceconsejero, determinante en ese retroceso.

La comunidad autónoma pretende paliar esa caída, al menos en parte, repitiendo el llamamiento que ya hizo el año pasado a los propios canarios para que pasen sus vacaciones de verano en su propia isla o en una vecina en vez de salir del archipiélago, a fin de que generen ingresos en su territorio, mediante una campaña que retoma el lema de la ya hecha en 2011 bajo el lema "Yo me quedo".

Actualizada con el nuevo eslogan "Este verano, *por qué no mirarnos el ombligo?" y programada para ser difundida en medios de comunicación, vallas publicitarias e internet durante un mes, del 6 de junio al 5 de julio, la iniciativa busca captar un turismo interior que generó en 2011 en las propias islas 450 millones de euros de ingresos.

Volumen de negocio éste que generaron los isleños al acumular en su propia comunidad autónoma durante todo el año pasado 1,5 millones de traslados en los que pernoctaron en establecimientos alojativos de su propio territorio, según ha afirmado Fernández de la Puente al presentar en rueda de prensa la nueva campaña.

El viceconsejero ha destacado que la mayoría de esos viajes, 1,1 millones, se efectuaron precisamente en la temporada de verano, y que más de la mitad del total anual, 850.000 que suponen un 57 % del conjunto, se produjeron en la propia isla de residencia de los turistas, y solo un 43 %, 650.000, tuvieron otra como destino.

El responsable de Turismo ha argumentado que a los empresarios del sector les interesa captar ese gasto de 450 millones de euros hecho por los visitantes isleños en su propia tierra en 2011, porque "se trata de un volumen de negocio equivalente al que genera en Canarias el turismo belga, holandés, irlandés e italiano".

"Pero con la ventaja de que casi todo se queda en casa, porque el gasto en origen y destino es en Canarias", ha apostillado.

De la nueva edición de la campaña "Yo me quedo", la gerente de la sociedad regional de promoción Promotur, María Méndez, ha destacado que, seleccionada entre nueve propuestas que se presentaron al concurso convocado para contratarla y con un coste inferior al fijado inicialmente para su adjudicación, 191.983 euros frente a 264.781, fue escogida, entre otros factores, por su concepto original.

Y ha añadido que se acompañará de una "campaña no convencional" que utilizará la imagen principal de la iniciativa, un ombligo en torno al cual aparecen escritos con crema solar distintos mensajes, y en la que se invitará a los ciudadanos a hacer su propia foto de su ombligo decorado y colgarla en internet, en la web "yomequedoencanarias.com", para participar en un concurso.

Seis estancias de un fin de semana en hoteles de Canarias serán los premios a otorgar en ese concurso de la campaña "Yo me quedo", ha anticipado Méndez.

La gerente de Promotur ha admitido, en todo caso, que las expectativas sobre la evolución que pueda experimentar el negocio turístico dejado en Canarias por los propios isleños este verano en relación al anterior están condicionadas por un factor, el hecho de que "la situación económica ha empeorado" este año respecto a 2011.