"Camelia y la Filosofía", la novela que quiere hacer "más sexi" la filosofía

17/11/2016
ETIQUETAS:

El libro "Camelia y la Filosofía", que narra las "venturas y desventuras" de una estudiante de bachillerato, busca hacer "más sexi" la filosofía, según ha dicho su autor, Juan Antonio Rivera, en una entrevista con Efe, con ocasión del Día Mundial de la Filosofía que se celebra este jueves.

Relacionar "Camelia y la Filosofía" (Arpa) y "El mundo de Sofía" de Jostein Gaarder (1991), como obras de divulgación de la filosofía para público juvenil resulta inevitable y casi instintivo, pero Rivera cree que la comparación "es una maldición gitana" porque, ha considerado, el autor noruego "incurre en la reducción de la filosofía a la historia de la filosofía", que él cuestiona.

Por eso Rivera, como lo hace la maestra de Camelia, insiste en impartir la filosofía con ejemplos prácticos que parten de nuestra vida cotidiana, recurriendo a diversas áreas como la teoría política, la biología, la antropología, la neurociencia cognitiva e incluso el cine, del que es un confeso aficionado.

Camelia, la protagonista de este ensayo novelado, es una alumna de primero de bachillerato de origen marroquí, que habla "con una resolución insólita e impropia" de una joven de su edad y escribe el castellano mejor que sus compañeros nativos; preocupada por su belleza intelectual, aspira a convertirse "en una mujer de conocimiento".

No es una historia de amor común sino una historia de amor al conocimiento, catalizada por su maestra Beatriz, una veterana profesora de Filosofía, igual que lo es Rivera.

Es precisamente ese amor el que, según el autor, han fallado en transmitir algunos profesores, escritores e incluso grandes filósofos.

"Han propiciado esta imagen, un tanto turbia, de que la filosofía es una asignatura elitista y de comprensión difícil. Es un error. A la filosofía hay que restarle esa solemnidad ficticia", ha sugerido Rivera, quien ha cuestionado además que los profesores de este jueves, como hace 20 años, recurran "machaconamente" a la historia de la filosofía.

En su libro, Rivera también plantea algunas críticas al sistema educativo español, particularmente la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) a la que considera "un desierto para la inteligencia y un error pedagógico mayúsculo".

Aunque el catedrático de bachillerato prefiere no "recurrir al sobado 'mantra' de que la culpa es siempre de los políticos", reconoce que los educadores están "sometidos al carrusel interminable y desquiciante de los planes de estudio, que cambian cada cuatro u ocho años".

La "bestia negra" del libro, como la ha llamado el autor, de 58 años, es "la sobrevaloración de que los seres humanos somos racionales" pese a que, en nuestras vidas, las intuiciones y las emociones son, según ha indicado, más fuertes.

De las dos ramas de la filosofía, la teórica y la práctica, Rivera centra su narrativa en esta última, que se ocupa de elementos como la ética o la política.

El escritor cree, por ejemplo, que aquellos "paternalistas", que tratan de imponer "a sangre y fuego" una idea de bienestar a la ciudadanía -como a su juicio lo hacen en España los populistas y nacionalistas-, son particularmente "peligrosos".

El madrileño Juan Antonio Rivera, que considera "poco halagador" que los textos de filosofía aparezcan en las librerías junto a los de autoayuda, es autor de libros como "Lo que Sócrates diría a Woody Allen" (Premio Espasa de Ensayo 2003) y "Menos utopía y más libertad" (Premio Libre Empresa 2006).