Fuerteventura

Boicot al derecho a la información

28/03/2008

Dos efectivos de la Guardia Civil de Morro Jable, uno vestido de paisano y otro uniformado, intentaron ayer obligar a entrar en la Casa Cuartel de la localidad a un reportero gráfico que trabajaba para este medio y que tan sólo intentaba tomar una fotografía de la fachada del edificio. «Entras por las buenas o por la malas», son las palabras que utilizó uno de los agentes para presionarlo.

Tras la negativa de éste, aparecerían el sargento y dos guardias más que, junto al vehículo de trabajo aparcado en una gasolinera frente a la casa-cuartel, abordaron al fotógrafo y al redactor que suscribe, a los que exigieron la documentación y pusieron sendas denuncias por «no acceder a identificarse cuando se le solicitó» y por «hablar por teléfono en una gasolinera y no hacer caso a los requerimientos del agente denunciante» respectivamente, según consta en las notificaciones expedidas. Sin embargo, el reportero gráfico jamás se negó a identificarse y tan sólo se opuso a que le obligasen a entrar en las dependencias de la Guardia Civil.

En medio de la trifulca y de las amenazas proferidas a estos periodistas, los guardias civiles hicieron el amago de quedarse con la tarjeta fotográfica de la cámara, alegando que fotografiar los exteriores de la casa-cuartel de la Guardia Civil «es ilegal», y que había «viviendas privadas con las ventanas abiertas al lado del cuartel». Sin embargo, tales hogares estaban muy lejos del objetivo que cualquier cámara pudiese captar por buena que fuese.