Boda de dos grandes estrellas de 'Bollywood'

20/04/2007

La India asiste hoy embelesada a la boda de Abhi y Ash, dos de los actores más guapos, ricos y famosos del universo "Bollywood", que se casaron por amor pero siguiendo el resto de los ritos que manda la tradición hindú.

"Bollywood" es el nombre popular de la industria cinematográfica india, la mayor del mundo al producir unas mil cintas al año desde sus numerosos estudios concentrados en la ciudad de Bombay.

Admiradores de la pareja llegados incluso desde Sudáfrica y periodistas ansiosos abarrotaron las proximidades de la residencia en Bombay en la que la ex Miss Mundo Aishwarya Rai y su novio, Abhishek Bachchan, se convirtieron en esposos, tras el último de los ritos nupciales que comenzaron a celebrarse hace dos días.

Lo único que pudieron ver fue el "baraat" o fabuloso cortejo del novio a lomos de una yegua blanca, ataviado con un traje y turbante y con la cara cubierta por guirnaldas de flores del mismo color hasta la residencia de los Bachchan en la que poco después se desposaría con Ash.

Un buen puñado de estrellas del planeta Bollywood desfilaba a pie con el novio, ellos con turbantes de color azafrán, ellas con coloridos saris, y entre todos destacando el padre de Abhi y más venerado actor indio, un Amitabh Bachchan "visiblemente ansioso", como lo describió una agencia.

Unas horas antes había entrado en la casa la novia, acompañada de su madre y hermano y a bordo de un lujoso vehículo plateado y decorado con flores, pero totalmente tapado por los guardias para evitar que alguien viera a Ash.

Abhi y Ash, o AbhiAsh, como ha apodado a la pareja una prensa india dada a estos juegos -la pareja formada por Angelina Jolie y Brad Pitt se ha quedado en Brangelina-, han procurado mantener confidenciales todos los detalles de su boda, aunque era un secreto a voces que se casaban el día 20.

Lo confirmaban los preparativos de la familia Bachchan para convertir en una fortaleza el escenario de la "boda del año", rodeada por telones y cristales antirruido y protegida hoy por un millar de policías además de los guardas privados contratados por los Bachchan.

Por si esa precaución fuese poca, a los invitados a la magna ocasión se les ha prohibido hablar de ella o acceder a los ritos con teléfonos móviles (y sus indiscretas minicámaras) y un rumor dice que Amitabh Bachchan ha pedido a las autoridades que prohibieran el sobrevuelo de aviones.

En la lista de invitados figuraron multimillonarios como el empresario Anil Ambani, un gobernador, algún líder político y grandes nombres del cine indio, aunque según las malas lenguas se quedó fuera Hrithik Roshan porque Abhi todavía no le ha perdonado el tórrido beso que dio en pantalla a su novia en la reciente película "Dhoom 2".

"No hablo de ello ni con mi esposa", declaró un invitado anónimo a la agencia india IANS, y afirmó que había rechazado una buena suma de un periódico por enseñarle la invitación.

Y, aun así, se sabe o se da por cierto que la invitación tenía 16 páginas y letras en relieve de oro, que estaba firmada por los padres de ambos de puño y letra, o que Abhi lució trajes de la única diseñadora india, de Calcuta, que viste "sólo a hombres", y Ash saris de seda tejidos durante tres meses por un artesano de Orissa.

Ríos de tinta han llenado la prensa india en las semanas previas a la boda de estos dos famosos, que se conocieron y enamoraron trabajando y confirmaron su compromiso en enero, tras la presentación del filme "Guru" que ambos protagonizan y que ha arrasado en taquilla.

El amor pesó sobre la "maldición" que, según los cálculos astrológicos indispensables en la India, arrastraba la bella Ash, nacida "manglik" o predestinada para un matrimonio infeliz, y además algo entrada en años (tiene 33, y es dos mayor que él) para casarse en este país.

Desde el miércoles, las dos residencias de los Bachchan en Bombay han albergado ritos como el "sangeet" o ceremonia de la música, en que los novios y sus invitados se regalan danzas, o el "mehndi", en que la novia y sus invitadas disfrutan pintándose manos y pies con intrincados dibujos en henna, por supuesto de la mejor calidad, llegada ex profeso desde el Rajastán.

Muchos de sus admiradores dormirán esta noche en la playa, y a punto ha estado de hacerlo en prisión una actriz de poco éxito, que fue detenida tras intentar cortarse las venas ante la casa de los Bachchan, aparentemente drogada, acusando a Abhi de haberse comprometido con ella y haberla "abandonado" por Ash.

Entre visita al hospital guiada por la Policía y detención posterior por intento de suicidio, la actriz alcanzó a dar una rueda de prensa y se hizo publicidad. Un juez la dejó en libertad bajo fianza de 170 euros.