Blanco portavoz y Camacho a Interior

EFE

La hasta ahora vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, será la vicepresidenta económica y Manuel Chaves el vicepresidente para Política Territorial, mientras que José Blanco ejercerá como portavoz del Ejecutivo y Antonio Camacho ocupará el Ministerio del Interior. Estos son los cambios en el Ejecutivo que ha anunciado José Luis Rodríguez Zapatero en rueda de prensa para cubrir las vacantes provocadas por la salida del Gobierno de Alfredo Pérez Rubalcaba para dedicarse en exclusiva a su candidatura a la Presidencia del Gobierno en los próximos comicios. Unos cambios limitados que, según Zapatero, significan "simplemente" que el Gobierno "sigue trabajando a pleno rendimiento" y que tiene que trabajar "pisando el acelerador" para hacer frente a la complicada situación económica y financiera, objetivo hoy "más razonable que nunca" dada la inquietud que se aprecia en los mercados. Tras los cambios, Blanco sumará a su actual responsabilidad al frente del Ministerio de Fomento la labor de portavoz, por lo que será el encargado de informar todos los viernes de los acuerdos adoptados en el Consejo de Ministros. Este ha sido el cambio más imprevisto realizado por Zapatero, ya que todas las quinielas daban por hecho que el puesto de portavoz sería asumido por el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui. En Interior, se ha confirmado que el número dos de Rubalcaba en ese Departamento ascenderá a ministro. Los retoques en las vicepresidencias han sido mínimos, pero desaparece el orden fijado hasta ahora para ellas y se reducen de tres a dos, por lo que Salgado -hasta ahora vicepresidenta segunda- será vicepresidenta para Asuntos Económicos y Chaves -que era vicepresidente tercero- será vicepresidente para Política Territorial. No obstante, Zapatero ha aclarado que, en su ausencia, será Salgado quien presida el Consejo de ministros. Zapatero, que no ha despejado las dudas sobre la fecha de las elecciones generales, ha nombrado a Blanco porque, según ha confesado, tiene en él una confianza "muy directa"y "muy trabada" desde hace mucho tiempo, lo que, a su juicio, facilitará su nueva tarea como Portavoz. Además, el ministro de Fomento "conoce bien la acción global que el Gobierno está llevando adelante", ha añadido. Fuentes del entorno de Blanco han señalado a Efe que uno de los motivos de que el ministro, que ha querido mantener el departamento de Fomento, no dirija la campaña de Rubalcaba es precisamente que Zapatero le quería asignar la Portavocía. La elección de Camacho, por su parte, se debe a su "perfil muy adecuado" para la cartera de Interior, toda vez que, tal y como ha dicho Zapatero, cuenta con una dilatada trayectoria como secretario de Estado de Seguridad en un ministerio que ha cosechado "grandes éxitos" en la lucha contra ETA. Cree Zapatero que el nuevo ministro preservará en la política antiterrorista desarrollada por Rubalcaba y en esa "línea de presión" y de "eficacia" que ha dejado a ETA en una situación de "debilidad profunda". Zapatero dio cuenta al rey de los cambios el pasado miércoles en un despacho ordinario, según ha señalado. El jefe del Ejecutivo ha eludido hablar de un eventual adelanto electoral porque, ha dicho, la prioridad del Ejecutivo es "mantener la estabilidad, ganar la recuperación y crear empleo", un objetivo "tan exigente" que el gabinete no debe pensar en otra cuestión. "El objetivo del Gobierno es trabajar y cumplir sus compromisos", ha reiterado antes de hacer hincapié en las tensiones que viven los mercados y en la "gran trascendencia" que tiene los problemas de la zona euro. Sí ha querido dejar claro que el Gobierno y el PSOE se mueven en dos planos diferentes y que las propuestas avanzadas el sábado por Rubalcaba con quien "lógicamente" sí ha hablado de los cambios, se enmarcan en el programa con el que concurrirá para la próxima legislatura. "El Gobierno gobierna, es una tarea apremiante en este momento y va a seguir haciéndolo" en interés general, mientras que la tarea del partido es "formular su proyecto político de cara a las próximas elecciones; son espacios que están nítidamente marcados", ha recalcado. Rubalcaba avanzó el sábado que los bancos y cajas tendrán que ceder parte de sus beneficios para la creación de empleo y Zapatero ha recordado que se trata de una propuesta que podría ponerse en marcha una vez culminada la reestructuración y el saneamiento del sistema financiero. Cada legislatura, ha incidido, tiene su programa, por lo que a cada Gobierno hay que pedirle que rinda cuentas al final de la legislatura en base al programa con el que la inició.