Betancuria demanda suelo urbano a medio ambiente

David Monserrat
DAVID MONSERRAT

Los vecinos de Betancuria exigieron ayer al viceconsejero de Ordenación Territorial que el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural contemple más suelo urbanizable, ya que más del 90% está protegido. Los jóvenes tienen que abandonar el municipio porque no hay terreno para construir casas.

Los vecinos de Betancuria demandaron ayer al viceconsejero de Ordenación Territorial del Gobierno de Canarias, Miguel Ángel Pulido, la ampliación de los suelos urbanos en el futuro Plan de Uso y Gestión del Parque Rural de Betancuria, que «se aprobará en 5 o 6 meses y permitirá edificar dentro de la legalidad y que el municipio pueda empezar a crecer», dijo Pulido. Uno de los principales problemas por los que atraviesan los habitantes de Betancuria es que, aunque tengan terrenos, los más jóvenes tienen que abandonar el pueblo porque la declaración del municipio como Parque Rural protege más del 90% del territorio, circunstancia que imposibilita que se puedan construir legalmente sus viviendas.

«Estamos intentando establecer en el Plan Rector determinados suelos urbanos y asentamientos rurales en los que sí es posible construir. El problema de Betancuria es que durante mucho tiempo no ha habido planeamiento y eso ha hecho imposible que la gente construya y que se pueda permitir el desarrollo endógeno de la población para que los hijos de la gente de Betancuria puedan hacerse sus casas en el pueblo», manifestaba Miguel Ángel Pulido.

El Parque Rural de Betancuria recoge 16.000 hectáreas de Fuerteventura. Se declaró como tal en 1987 y la Ley de Espacios Naturales de 1994 lo calificó como espacio natural. Ahora el Gobierno e Canarias ha elaborado un Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural de Betancuria, cuyo objetivo es «ordenar el suelo y sus usos y hacer compatible la conservación de los recursos naturales de este espacio natural con las actividades tradicionales del hombre», señaló el viceconsejero.

El plan rector es debatido por los vecinos.

Más del 90 % del territorio de Betancuria está protegido. Así, un 60% es zona de uso tradicional destinada a la agricultura y la ganadería. Las zonas de usos restringidos pretenden mantener los valores naturales del parque. Las zonas de uso general recogen las áreas de servicio del parque. Las zonas de uso especial son las que corresponden a núcleos urbanos y sólo alcanzan un 2% del total. Con este panorama, los vecinos de Betancuria sienten que el municipio no tiene apenas margen para la prosperidad económica. Por eso se reunieron ayer con el viceconsejero de Ordenación Territorial para presentar sus alegaciones al documento que recoge el Plan de Uso y Gestión del Parque Rural de Betancuria.

Casi por unanimidad, los vecinos piden que se amplíen los suelos urbanos para que la propia gente del pueblo no tenga que marcharse a vivir a otro lugar de Fuerteventura. Además, solicitan la calificación de algunos terrenos como suelos de protección agrícola.