Bauman: «Comunidad y Familia están en estado caótico, desintegradas»

Un Premio Príncipe de Asturias, en la 13ª Jornada Familia y Comunidad e Agüimes

MARÍA JOSÉ PALLARÉS

El sociólogo, filósofo, ensayista y premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, Zygmunt Bauman, confesó que quedó «sorprendido e impresionado con el exquisito cuidado del legado histórico, patrimonial de Agüimes», tras visitar distintos puntos de interés entre otros, las cuevas de Guayadeque, donde dijo «llegué a sentirme como un verdadero troglodita». Muy interesado por la prehistoria canaria, el padre del término modernidad líquida adquirió varios libros temáticos y reconoció ser un «privilegiado» al ser invitado por el Ayuntamiento agüimense para participar como ponente con la charla Los padres y los hijos en el mundo líquido moderno, en las 13ª Jornadas Comunidad y Familia que se celebran hasta hoy en la villa del sureste grancanario.

Con 90 años, muy activo, sencillo y afable en el trato, este sabio del siglo XXI resaltó con gran lucidez que aceptó venir «en cuanto el Ayuntamiento de Agüimes me dio a conocer la temática de las jornadas, porque precisamente, son la clave de los problemas más importantes de nuestro tiempo. Se supone que familia y comunidad propician la estabilidad de la sociedad, pero son valores desintegrados, están en estado caótico». El pensador invita a reflexionar si el mundo va en el camino correcto y reconocer que estas instituciones «no saben lo que depara el futuro, ni qué hacer para garantizarlo y eso genera sensación de impotencia». Bauman resume que la combinación de «la inseguridad, ignorancia de qué hacer y la impotencia para resolver el problema, hace que se sientan humilladas». En su opinión, jornadas como las de Agüimes sirven para analizar este problema, «porque hace falta investigar el por qué se han hecho tan frágiles».

Zygmund Bauman explica que en la actual sociedad, la comunidad ha sido sustituida por las comunicaciones en Red, «que se resume en tan solo dos actividades, conectar y desconectar. Parece fácil, que tenemos el control, pero son traicioneras porque están sobre arenas movedizas y cuando necesites controlar algo, no vas a poder», vaticina el pensador, que en su larga historia, también cuenta con el triste capítulo de pasar por un campo de concentración nazi. Bauman cree que si seguimos pensando que la filosofía de la vida reside en mejorar el PIB y que todo el camino a la felicidad pasa a través del consumismo, «poco podremos hacer para evitar que se desintegre nuestro mundo como lo conocemos».

Según Bauman, «el futuro no existe, lo hacemos nosotros con nuestras decisiones, y explica que tal y como está la situación mundial, «es el momento de apostar con nuestras decisiones si queremos ir de mal en peor o si queremos ir de pie a mejor». Además de Bauman, en la jornada de ayer, celebrada en el Teatro Auditorio de Agüimes, también se presentó la ponencia Solidaridad Intergeneracional, a cargo de Aleksandra Jasinska-Kania, profesora emérita del Instituto de Sociología de la Universidad de Varsovia y pupila del filósofo polaco, con quien recorrió y también se maravilló de su visita turística por el municipio. La jornada de hoy de Familia y Comunidad, se traslada al teatro Gonzalo de Berceo del Cruce de Arinaga, donde Jacqueline Sánchez expone Taller Telekids de educación mediática a las 16.30, y a las 19.00 horas, Gregorio Luri diserta sobre padres, maestros y sociedad.