Barbosa se rebaja el sueldo hasta 2015

Alberto Artiles Castellano
ALBERTO ARTILES CASTELLANO

Es la historia de un desencuentro con final feliz. Tras muchos avatares, pugna de egos y reproches cruzados, Mariano Barbosa terminó plegándose a las imposiciones de Las Palmas. El portero argentino acepta la rebaja del sueldo a cambio de continuar hasta 2015.

Las Palmas blinda su portería con Mariano Barbosa. Tal aseveración no sería noticiable si se ignorase todos los indicios que, hasta ayer, apuntaban a una rotura definitiva entre el portero y los dirigentes de Pío XII. Sin embargo, una negociación meteórica tras la información publicada por CANARIAS7 ayer en la que el club planteaba como medida de presión dejar sin ficha al jugador la próxima temporada, terminó en fumata blanca entre las partes, después de una acalorada intervención radiofónica entre el argentino y Ramírez.

En Canarias Radio el presidente reprochaba a Barbosa su falta de solidaridad, al negarse como otros compañeros a adaptarse a las nuevas condiciones del club, confirmando las medidas a tomar si finalmente no se plegaba a la rebaja salarial para continuar o, por contra, otro club pagaba por sus servicios. La estrategia dio resultado y Barbosa, a primera hora de la tarde, aceptaba una rebaja en sus emolumentos a cambios de ampliar dos años más -terminaba contrato en 2013- su vinculación con Las Palmas.

Cronología. Todo empezó seis meses antes. En una entrevista a este diario, Barbosa conminaba al club a que le presentase una oferta de renovación antes de que comenzase su última temporada de contrato. Tras varias declaraciones en las que el guardameta dejaba entrever su intención de emigrar a un club con otras ambiciones, al portero argentino se le proponía, como a otros compañeros de la plantilla, una reducción de contrato a cambio de prolongar como contraprestación su vinculación.

Sin una respuesta de Barbosa, la comisión deportiva anunció la contratación de otro portero a comienzos de esta semana ante su indefinición. Además, se le hubiese quitado la ficha de no haber un remedio a su situación o una oferta por sus servicios. Finalmente la táctica negociadora de Las Palmas dio resultado y Barbosa seguirá de amarillo hasta 2015.

Satisfecho. Parafraseando la expresión que tanta polémica levantó cuando aún el balón estaba en juego la pasada temporada, Mariano Barbosa festejó ayer su renovación por Las Palmas mostrando a este diario su ilusión por el proyecto en ciernes. «Hemos llegado a un acuerdo que beneficia a las dos partes. El club consigue que me adapte a las nuevas circunstancias económicas y yo logro con la ampliación de contrato una seguridad profesional por más años. Además, formaré parte de un proyecto ambicioso, que es lo que pretendía. Parece, según los primeros movimientos, que la actitud ha cambiado y ahora lucharemos por el ascenso», manifestó el guardameta argentino.