Aves tropicales y subsaharianas empiezan a criar en Canarias

05/08/2010

Más de 30 especies de aves de origen tropical y subsahariano han sido avistadas en los últimos 25 años en Canarias y una parte de ellas ha empezado a criar en las islas, como la tórtola senegalesa, el tarro canelo e incluso el rabijunco etéreo, lo que en España es considerado "una rareza".

Así lo indica en una entrevista a Efe Juan José Ramos, gerente de Birding Canarias, una empresa fundada en 2009 que está especializada en el estudio y la observación de las aves, el ecoturismo, la divulgación y la educación ambiental.

"Lo que se pretende es conservar la biodiversidad a través de la conservación y divulgación de nuestras aves", explica Juan José Ramos, quien se dedica a la observación de aves desde 1993 y que señala que su empresa coordina equipos de trabajo, desde biólogos a geógrafos u otros especialistas, en función del proyecto.

Birding Canarias ha hecho un estudio para la Agencia Canaria de Desarrollo Sostenible y Cambio Climático en el que ha aglutinado la información sobre aves de origen subsahariano y especies tropicales que se han citado en los últimos 25 años en las islas.

Del estudio se desprende un aumento en el número de aves africanas observadas, como la vencejo moro y la collalba desértica, y también en las especies que han encontrado en Canarias condiciones adecuadas para reproducirse.

Entre ellas, la tórtola senegalesa que ha colonizado buena parte del archipiélago y el tarro canelo que ha criado en Fuerteventura, Gran Canaria y Tenerife.

Son especies normales en el desierto y que en los últimos 15 años se están quedando a criar en Canarias por posibles cambios en el hábitat y el clima, subraya Ramos, quien indica que no se trata de ejemplares aislados, sino de la llegada "continua" de grupos de aves que luego se reproducen y se quedan en las islas "como residentes, como nuevas especies de la fauna canaria".

Hasta ahora estas especies estaban limitadas al África subsahariana, a ambientes desérticos y muy calurosos y que están encontrando condiciones similares en Canarias, especialmente en las islas orientales.

Pero también comienzan a anidar en las islas especies tropicales, como el rabijunco etéreo, un ave marina de cola larga y pico rojo que recientemente ha empezado a criar en las aguas cálidas de El Hierro "y es probable que también lo esté haciendo en Lanzarote".

El rabijunco etéreo es una especie de ave marina presente en el Atlántico Sur, el Caribe y el Pacífico y las colonias de cría más cercanas a Canarias están en Cabo Verde y la costa de Senegal.

"Es un símbolo más de la tropicalización de las aguas canarias", precisa Juan José Ramos.

También muchas especies subsaharianas están ampliando su distribución, han ocupado el norte de África y están criando en el sur de la Península, pues desde el punto de vista de la fauna puede que nos encontremos en un proceso de "africanización" del Mediterráneo, explica.

Ejemplo de ello es que el ratonero moro cría en Cádiz, el camachuelo trompetero se encuentra en Almería, Alicante y Aragón, también hay vencejo cafre y vencejo moro y el elanio azul llegó a la Península hace ya más de 50 años.

Estas aves pueden competir con las autóctonas por el alimento o por el hábitat, pero también el cambio climático provoca que otras especies empiecen a disminuir su población en las islas, como puede ser la pardela pichoneta, algo que se debe estudiar "con detenimiento".

Sin embargo, Juan José Ramos detalla también de que a pesar de que Canarias es un punto "clave" para conocer el avance del desierto a nivel europeo, se están realizando "muy pocos esfuerzos" para conocer la fenología -la relación entre el clima y sus efectos en los seres vivos- en aspectos como los movimientos migratorios de las aves.

Birding Canarias ha creado un "blog" de aves de Canarias a modo de red, donde los observadores de aves pueden enviar sus datos con el objeto de ir creando una gran base de datos para la nueva edición del Anuario Ornitológico, que recoge las observaciones de aves más relevantes durante un período de tiempo.

De estos datos se deduce el aumento de especies en ciertas épocas del año y cómo desaparecen otras, pues en Canarias hay unas 200 personas que se dedican a la observación de aves y que pueden recopilar en sus cuadernos de campo de entre 50.000 a 70.000 datos anuales.

Canarias está situada dentro de una de las principales rutas migratorias de aves a nivel mundial, la que une el hemisferio norte con el sur, pero sin embargo en las islas el estudio de la migración de las aves es escaso y cuenta con pocos recursos, salvo la labor altruista de los observadores.