Aterrizan en La Palma leyendas de la Luna

24/06/2011

Es de los pocos que han visto la Tierra desde la Luna. El legendario astronauta Neil Armstrong, la primera persona que pisó el satélite blanco del planeta azul, tuvo este jueves la oportunidad de ver la Luna desde La Palma. Participó, junto a otros destacados científicos y mitos de los viajes al espacio, en una mesa redonda sobre el universo.

La Palma y la Luna tienen desde ayer algo en común. El comandante de la misión Apolo 11, Neil Armstrong, el primer hombre que, el 21 de julio de 1969, pisó el objeto celeste que orbita en torno al planeta azul, aterrizó asimismo por primera vez este jueves en la Isla de las Estrellas en un avión de Binter Canarias.


Armstrong intervino con otras leyendas de la conquista del espacio y reputados científicos en el campo de la astrofísica, en un cónclave donde se abordaron diversos aspectos del cosmos infinito y la creación. La mesa redonda, enmarcada dentro de las actividades del Starmus Festival que, organizado por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), con el apoyo de la Unesco y la Unión Internacional de Astrónomos, se viene llevando a cabo en Tenerife desde principios de semana, se desarrolló en la cúpula del Gran Telescopio de Canarias (GTC o Grantecan) del complejo de observación de El Roque de Los Muchachos situado, a más de 2.400 metros de latitud, en la cima del municipio de Garafía.


La estelar comitiva, integrada por los premios Nobel Jack Szostak y George Smoot, e investigadores tan conocidos como el etólogo y biólogo Richard Dawkins, autor de El gen egoísta, así como por el cosmonauta Alexei Leonov y los tripulantes del Apolo 11 Buzz Aldrin y Neil Armstrong, además de los científicos Jill Tarter, Kip Thorne y Brian May, fue recibida en el aeropuerto de Mazo por la presidenta de La Palma, Guadalupe González Taño, y por el director insular de la Administración General del Estado, Alejandro Brito, entre otras autoridades.


Las exposiciones, bajo la batuta del editor de la revista científica Nature, Leslie Sage, que moderó el encuentro, se centraron sobre la curiosidad ancestral del ser humano por el estudio del universo, la necesidad de viajar al espacio, las ventajas de las misiones tripuladas frente a las robóticas y las posibilidades de hallar vida inteligente en planetas extrasolares, entre otros temas.


Con el ciclo de conferencias programadas con el lema Descubre el cosmos y cambia el mundo, apuntó Garik Israelian, astrofísico del IAC y director del singular certamen sideral, se pretende divulgar las últimas investigaciones.

Hijos de las estrellas.
De momento, los científicos han podido constatar que, el proceso iniciado hace 15.000 millones de años con el gran estallido cósmico, es la aventura que une a todos los elementos que flotan en el universo; es decir, las partículas, los átomos, las moléculas, las estrellas, las células, los organismos y los seres vivientes.


Como señala el periodista y divulgador científico Dominique Simonnet en el prólogo del libro La historia más bella del mundo, los seres humanos «descendemos de los monos y de las bacterias, pero también de los astros y de las galaxias». Los elementos que «componen nuestro cuerpo», resalta, «son los que antaño fundaron el universo».