Arrestan a un concejal de Río de Janeiro acusado de liderar un grupo parapolicial

EFE

La policía brasileña arrestó hoy a un concejal de Río de Janeiro acusado de liderar un grupo parapolicial al que se atribuyen varios asesinatos y que, al parecer, planeaba atentar contra importantes autoridades regionales, informaron fuentes oficiales. El concejal Luiz André Ferreira da Silva, conocido como Deco y detenido en su casa por agentes de la Policía Civil de Río de Janeiro, fue acusado de liderar el grupo de "milicianos" que actúa en Jacarepaguá y otros doce barrios en la zona oeste de la ciudad. El grupo criminal venía siendo investigado desde hacía dos años y la operación para desmantelarlo fue anticipada tras descubrirse que planeaba atentados para matar a la actual jefa de la Policía Civil, comisaria Martha Rocha, al diputado regional Marcelo Freixo y a una concejala que no fue identificada. Freixo, cuya actuación contra los grupos parapoliciales fue retratada en la exitosa película "Tropa de Elite 2", presidió una comisión legislativa que descubrió la forma como operaran las "milicias" en Río de Janeiro; denunció su infiltración en las instituciones e identificó a varios de sus miembros. Los grupos parapoliciales, conocidos popularmente como "milicias", son organizaciones ilegales armadas surgidas en los últimos años y a las que se acusa de controlar unas 60 favelas de la ciudad. Estos grupos, integrados en su mayoría por policías y exagentes, surgieron inicialmente para luchar contra las bandas de narcotraficantes que controlaban la mayoría de las barriadas pobres de Río de Janeiro. Tras expulsar a los narcotraficantes de los barrios que controlaban, las "milicias" se convirtieron en grupos criminales con control sobre negocios ilegales en esas favelas, en donde cobran tasas por ofrecer "seguridad" y por permitir la reventa de bombonas de gas de cocina y el suministro de señales piratas de televisión por suscripción. El arresto de Deco hizo parte de una operación ordenada por un juez penal para desarticular la organización parapolicial y que también preveía el arresto de otros 12 acusados de integrar la milicia y allanamientos en 25 diferentes locales. Entre las personas arrestadas en la operación figuran guardias municipales y antiguos militares. Según un boletín de la Policía Civil, los miembros de la milicia serán acusados formalmente de los delitos de asociación para delinquir, homicidio, tortura, violación, hurto de señal de televisión e internet y explotación del juego ilegal. En uno de los allanamientos en la residencia de uno de los supuestos "milicianos" la policía encontró en una caja fuerte cerca de 60.000 reales (unos 38.000 dólares) en dinero, así como joyas y diferentes piezas de oro.