AQMI reivindicó el asesinato de cuatro turistas franceses en diciembre de 2007

30/11/2009

La organización Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) pedirá una importante cantidad de dinero o bien la liberación de algunos de sus presos si se confirma que son los autores del secuestro de tres cooperantes españoles en Mauritania, según un analista mauritano.

Iselmu Uld Mustafa, director del semanario independiente "Tahalil Hebdo", resaltó en una entrevista con Efe que el secuestro, producido en la carretera que une Nuakchot con Nuadibú (norte), supondría la primera vez que ese grupo atenta "tan lejos de sus bases".

Para Uld Mustafa, ese ataque en el oeste constituiría "una novedad con respecto a otros golpes ya cometidos por Al Qaeda en Mauritania", cuyo centro de operaciones está cercano a la frontera noreste y suele actuar en el interior del país.

Pese a que no se ha realizado ninguna reivindicación oficial del secuestro de esos tres miembros de una caravana que transportaba material humanitario de la ONG española "Barcelona-Acció Solidaria", el ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo hoy que "todo apunta" a que sea obra de AQMI.

Uld Mustafa señaló que el objetivo de la toma de rehenes tendría como objetivo bien obtener una recompensa económica, bien la liberación de detenidos salafistas encarcelados en los países de la región (Mali, Argelia, Marruecos, Túnez) o en Mauritania, nación esta última en donde hay unos 60 presos acusados de pertenecer a esa organización.

El analista consideró que si el objetivo del grupo es llevar a los rehenes a sus bases, en el desierto entre Mauritania, Argelia y Mali, la única hipótesis factible sería que los secuestradores estén en contacto con otros grupos de salafistas encargados de transportarlos y negociar con las autoridades españolas y mauritanas.

"En caso contrario, serían unos suicidas que acabarán por ser neutralizados tarde o temprano", apuntó.

AQMI ya reivindicó el asesinato de cuatro turistas franceses en diciembre de 2007 cerca de la ciudad de Aleg (260 kilómetros al sureste de Nuakchot), el asesinato de un cooperante estadounidense en junio de este año en la capital y el ataque suicida contra la Embajada francesa el pasado agosto.