Aportes a la psiquiatría de Kraepelin

RENÉ LAMAR

Tratamos en el articulo de hoy aspectos relevantes de la vida y actividad científica del profesor Emil Kraepelin, una figura relevante en la medicina de principios del siglo XX, que ha sido considerado por su labor clínica e investigadora como el fundador de la psiquiatría científica moderna, la psicofarmacología y la genética psiquiátrica. Kraepelin nació el 15 de febrero de 1856 en Neustreliz, Alemania. Realizó estudios de medicina en Leipzig y en Wurzburg, hasta que regresó de nuevo a Leipzig probablemente influenciado por su hermano Karl, que era biólogo y residía en esa ciudad. Se interesó desde el principio de su carrera por la psiquiatría y en el año 1876 realizó un curso en el laboratorio de psicología experimental de Wilhelm Wundt (creador de la psicología experimental) en Leipzig. Trabajó como asistente en el Hospital Psiquiátrico de Wurzburg, siendo todavía estudiante. Al graduarse asistió durante 4 años al servicio de neuroanatomía de Bernhar Von Gudden en Munich y en 1878 presento su tesis Sobre la influencia de las enfermedades agudas en la génesis de las enfermedades mentales, donde analiza el lugar de la psicología en la psiquiatría ante un tribunal. Ese mismo año fue asistente del profesor Gudden en el asilo psiquiátrico de Munich. Siempre se sintió atraído por la investigación pero sus profesores le orientaron hacia la psiquiatría clínica. En 1883 hizo la habilitación en el departamento de medicina de la Universidad de Leipzig y en otoño de ese mismo año regresó a Munich para trabajar en el asilo psiquiátrico con el profesor Gudden. Continuó haciendo prácticas en otros centros psiquiátricos hasta que en 1885 fue nombrado jefe de servicio de enfermedades mentales del Hospital de Dresden. Fue nombrado profesor de Psiquiatría de la Universidad de Dorpat (Actual Estonia) en 1886. Impartió docencia en la conocida Universidad de Heidelberg hasta 1891. Después de estar varios años en Frankfurt en 1903 fue nombrado profesor de Psiquiatría de la Universidad de Munich, puesto donde permaneció durante 19 años. En 1922, con el estatus de profesor emérito, abandonó la docencia para ocupar la jefatura del Instituto de Investigaciones Psiquiátricas de la ciudad de Munich que, bajo su dirección, adquirió fama internacional y posteriormente se transformó en el Instituto Alemán de Investigaciones Psiquiátricas, cuya existencia se vio amenazada por la gran crisis económica de la post-guerra y fue salvado por la Fundación Rockefeller poco antes del fallecimiento de Kraepelin, en el año 1926. Durante muchos años el doctor Kraepelin realizó centenares de observaciones clínicas de forma sistemática y muy descriptiva, analizó meticulosamente los trastornos de la conducta de los pacientes hospitalizados, estudió millares de historias clínicas y con su dilatada experiencia estableció clasificaciones de los procesos psíquicos. Estos hallazgos pueden encontrase en el Compendium der Psychiatrie, más tarde titulado Lerhbuch, publicado en Leipzig en 1892 y tras su fallecimiento en 1927 alcanzaba ya la novena edición. Ya en la cuarta edición de su tratado aparecen temas tan novedosos para la época como la demencia precoz y define con claridad los denominados «procesos degenerativos psíquicos». En la quinta edición modifica la causa al atribuirle una alteración metabólica y un origen exógeno y le llama «procesos demenciales». Ya en Munich, entre 1903-1904, publicó la séptima edición que contaba con una extensión de 1.400 páginas, todo un récord en su tiempo e incluye un interesante capítulo que consagra al estudio de las enfermedades mentales en otras culturas, lo que más tarde se convertiría en la etnopsiquiatria y la psiquiatría transcultural. Para redactarlo viajó a Indonesia, México, España, Estados Unidos y la India, trató de traducir las «clasificaciones exóticas y religiosas» a las de la ciencia occidental. Entre los años 1909 y 1913 preparó la octava edición que ya alcanzaba la monumental cifra de dos mil quinientas páginas y que podría considerarse como una gran síntesis de los conocimientos psiquiátricos de su época en la que además incorporó las respuestas a las criticas que despertó la sexta edición en las escuelas de psiquiatría francesa y de Zúrich. Otra de sus obras que tuvo mucha difusión fue su Introducción a la Psiquiatría Clínica, escrita en 1901. En el año 1910 atendió al paciente Serguei Constantinovich Pankejeff, conocido como El hombre de los lobos, al que diagnóstico de maniaco-depresivo y que más tarde atendió Freud diagnosticándolo de neurótico obsesivo. Kraepelin fue una persona reservada, muy meticulosa y respetuosa con la autoridad. Tenía una gran pasión por la botánica, cada año organizaba una excursión a pie por los alrededores de Munich con sus ayudantes. Fue aficionado a la música y a la literatura, además de autor de poemas que se publicaron después de su muerte el 7 de octubre de 1926. Instauró la nosotaxia (disciplina científica que se ocupa de la clasificación de las enfermedades) en Psiquiatría. Individualizó la psicosis maniaco-depresiva, describió la demencia precoz y, entre otros avances, preparó el camino para la posterior definición de esquizofrenia por el psiquiatra suizo Paul Eugen Bleuler en 1911. Creó especialmente para el Dr. Alois Alzheimer una plaza especial como Ayudante investigador, sin remuneración en el Hospital Psiquiátrico de Munich, llegando temporalmente a sustituir a Kraepelin en la jefatura. Tras el fallecimiento del Dr. Alzheimer, Kraepelin asumió un papel decisivo en la divulgación y publicaciones de su famosa descripción de las lesiones anatomopatológicas en el cerebro de la paciente Auguste D. Y del cuadro clínico que padeció durante su estancia en el hospital para enfermos mentales de la ciudad de Fráncfort. El sistema de clasificación de Kraepelin se impuso prácticamente desde su promulgación, hizo posible la conversión de la psiquiatría en una disciplina construida sobre un núcleo doctrinal y articulada en torno a unas entidades clínicas definidas.