Aparecen más reses muertas en las costas de Lanzarote y Fuerteventura

08/06/2013

Se suman al toro muerto hallado en la playa de El Confital de la capital grancanaria este viernes, que fue incinerado. Se especula que un barco fue arrojando al mar a los animales, que fueron arrastrados por las corrientes hasta la costa.

ETIQUETAS:

 La policía local de Las Palmas de Gran Canaria, agentes del Seprona de la Guardia Civil y personal de Limpieza del Ayuntamiento capitalino intervinieron este viernes tras la aparición del cadáver de un toro en las rocas de la playa de El Confital, en la capital grancanaria.
Para dar fe del hallazgo, los agentes colgaron en su Twitter la impactante imagen del animal muerto y hora más tarde, otra imagen de su incineración por parte del personal municipal ante la imposibilidad de retirarlo de la zona.
Se aventuran varias hipótesis sobre la manera en que el animal pudo recalar en la  playa capitalina, entre otras, que haya sido arrojado por un barco y fue arrastrado por la marea.

Esta fue la última res que se ha visualizado , pues en las costas de Lanzarote y en Fuerteventura también aparecieron cuatro reses, al parecer, lanzadas también por un barco.


En  Lanzarote han aparecido esta semana dos reses de gran tamaño en la costa de Tinajo, en la zona cercana a la playa de Las Malvas y en la zona de los Risquetes. Los ejemplares fueron hallados por agentes del Seprona el pasado lunes. Dado su gran volumen (se calcula que cada animal podría pesar unos 600 kilos) y ante la imposibilidad de que accedan al lugar medios mecánicos, los animales no han podido ser retirados y han sido cubiertos con cal viva.

Los animales presentan cortes en las orejas, al parecer porque les abrían retirado las chapas identificativas,  para evitar así que puedan ser reconocidos.

También en Fuerteventura han aparecido esta semana otras dos reses en en la Playa de Las Solapas en Barlovento (Pájara), en una zona de difícil acceso, y un marinero avistó el lunes otra en la zona de Sotavento. Los animales podrían haber sido arrojados por la borda tras morir para de este modo evitar que el buque que las trasladara tenga que pasar la cuarentena que se exige por las autoridades sanitarias.