Antiguos virus peligrosos, ahora inofensivos, se exhiben en zoológico virtual

18/06/2009

Virus que en el pasado sembraron el pánico entre los internautas son ahora cuidados y exhibidos en un zoológico virtual creado por el artista argentino Gustavo Romano, quien hoy inaugura en México una ciberexposición en el Museo Tamayo con esta y otras originales propuestas.

"Cumple con todos los objetivos de un zoológico normal, ya que lo que hago es rescatar todos esos virus que ya no son muy dañinos porque son en general virus viejos que los antivirus detectan muy fácilmente, y lo que hay es un programa de reinserción en internet, o sea en su hábitat natural", indicó Romano (Buenos Aires, 1958) en una entrevista con Efe.

Por ejemplo, en la web del zoológico (http://www.cyberzoo.org/) hay una sección para enviar postales informáticas que llevan adjunto el virus I love you, o el Marburg, o el World Cup 98, o el Phantom o gusanos informáticos, entre otras opciones, que a pesar de ser reales, ya no dañan un ordenador.

La mayoría de estos virus vivieron su máximo esplendor desde principios de los noventa hasta el año 2000, aunque algunos son un poco más modernos.

Su principal efecto era visual, con animaciones en pantalla o carteles con consignas, con lo cual eran muy notorios al infectar una máquina aunque "algo inocentes", mientras que los virus modernos cuanto más discretos más dañinos, ya que su intención es robar la información de los ordenadores.

"Quien quiera hacer donaciones al zoológico puede hacerlas o bien económicas o donando un virus", destacó el artista.

Además, en la muestra que inaugura hoy incluye un banco que utiliza "dinero basado en unidades de tiempo" creado por él, donde el usuario tiene billetes por quince minutos, una hora, una semana y diez años, entre otras "cantidades".

Este banco tiene una oficina de "reintegro del tiempo perdido" y la intención de Romano es destacar que los billetes son tan sólo papel, y que el valor se lo da la sociedad, por lo que podría imponerse un nuevo sistema monetario.

Otro de los proyectos incluidos en la muestra, que estará en exhibición hasta el 27 de septiembre de este año, es una serie de robots virtuales que recitan poesías originales a través de diferentes búsquedas que realizan en la red.

Así la pantalla se llena de bocas recitando cada palabra para dar sentido a un poema completo.