Ana Wagener: "Me encantaría actuar en el Cuyás"

22/02/2012

Con «una resaca emocional tremenda» y trabajando digiere la grancanaria Ana Wagener el Goya a la Mejor Actriz de Reparto que logró el domingo por su papel en La voz dormida, de Benito Zambrano, adaptación de la novela de Dulce Chacón que ha leído «cuatro veces».

Ana Wagener (Las Palmas de Gran Canaria, 1962) estaba ayer tan contenta como cansada y cargada de responsabilidad.

«Entusiasmada» se muestra por el Goya logrado gracias a La voz dormida, de Benito Zambrano, una película muy especial para ella. «Tengo la novela de Dulce Chacón en la que se inspira firmada por la propia escritora. Me entusiasmó cuando la leí por primera vez. Después la he devorado otras tres veces más. Desde un principio vi claro que ahí había una película y que la tenía que dirigir Benito Zambrano. Ahora resulta fácil decirlo, pero te aseguro que así fue», explica este rostro habitual del cine español.

Tras haber dormido muy pocas horas y tras el baño de emociones vivido en el Palacio de Congresos de Madrid en la noche del domingo, Ana Wagener estaba ya en la tarde de ayer interpretando un nuevo papel. «Celebro el Goya trabajando. Estoy en un descanso de los ensayos de Málaga, la obra de teatro del suizo Lukas Bärfuss que estrenaremos en Avilés». Esta actriz grancanaria, cuya familia se trasladó a la Península cuando ella era una niña, integra el reparto de esta obra junto a Roberto Enríquez y Críspulo Cabezas, que cuenta en la dirección con Aitana Galán.

El peso de la responsabilidad que reconoce llevar sobre sus hombros Ana Wagener tiene su origen en el premio recibido. «Se trata de un reconocimiento de los propios compañeros de profesión. Un voto de confianza de gran valor», explica la actriz. «Ya se sabe que los actores  somos muy exigentes, sobre todo con nuestro propio trabajo. Este premio supone un espaldarazo y una guinda a toda mi carrera. Pero también lo tengo que asumir como un compromiso para seguir en la misma línea», añade.

En cuanto a la gala de los Goya, que presentó Eva Hache, Wagener reconoce que la vivió de una forma «muy intensa». «Por mucho que quieras, los nervios están ahí. Pero mereció la pena. Fue una noche muy emotiva y totalmente inolvidable».

En la misma ceremonia fue premiado otro grancanario, el productor Andrés Santana, con el que no ha trabajado hasta el momento. «Me encantaría participar en una película suya. Además, hace poco tuve la suerte de conocerle y descubrí que se trata de una persona encantadora. También he conocido hace muy pocos días a Mateo Gil. Otra persona bellísima. A ambos les dije que Blackthorn me pareció una gran película», asegura.

«No te lo pierdas. Con siete años actué por primera vez. Fue en el Teatro Pérez Galdós, con una versión de El flautista de Hamelin», asegura entre risas Ana Wagener.

La actriz grancanaria reconoce que le encantaría actuar en el escenario del capitalino Teatro Cuyás. «Me hace mucha ilusión. Nunca he actuado allí. Sí que recuerdo cuando era una niña y me llevaban a ver películas allí», rememora. «Ojalá que mi estreno sea con Málaga, la obra para la que estamos ensayando ahora y que, una vez la estrenemos en Avilés, protagonizará una gira por toda la Península. Espero que recale también en el Cuyás», lanza.
Sobre su participación en La voz dormida, Ana Wagener reconoce que fue una experiencia muy compleja y enriquecedora.

«Se trata de una historia que refleja lo complejo que es el ser humano. Que no hay nada blanco y negro. Que las personas tienen muchas aristas, conflictos ideológicos y personales que pueden aflorar en cada momento y de una forma imprevisible», asegura la actriz.

Dentro de esta idea general actúa el personaje al que ha dado vida con tanto éxito en esta película de Benito Zambrano. «Mercedes es una mujer que tenía un conflicto humano terrible. Se vio en medio de una guerra estúpida entre hermanos. En una prisión en la que se actuaba de una forma que no comulgaba con sus principios éticos y morales. Todo un cóctel de emociones muy intenso», comenta.

Wagener reconoce que Mercedes fue un reto importante dentro de su carrera como actriz y que la mano y la sensibilidad del cineasta Benito Zambrano fue determinante para llevarlo a buen puerto.

Con La voz dormida, Ana Wagener ha logrado el primer Goya de su carrera. Para el máximo galardón del cine español ya había sido nominada en dos ocasiones anterior. En 2008 por El patio de mi cárcel en la categoría de actriz revelación. Dos años después, repitió como mejor secundaria por Biutiful, de Alejandro González Iñarritu.