Alumnos y docentes claman en Las Palmas contra el "atentado" educativo del PP

07/02/2013
ETIQUETAS:

 Unos trescientos alumnos, docentes y padres han marchado este jueves en Las Palmas de Gran Canaria para mostrar su rechazo a los ajustes y reformas educativas que promueve el Gobierno central, del PP, al considerar que estas medidas constituyen un "atentado" contra la enseñanza pública.

Así lo han afirmado antes de participar en esta manifestación, que ha puesto fin a tres días de una huelga convocada por el colectivo de Estudiantes Pre-Parados en las universidades e institutos de Canarias, miembros de este movimiento estudiantil, además de profesores del IES Pérez Galdós y una representante de las AMPAS.

Adolfo Ibáñez, de Estudiantes Pre-Parados, ha destacado que, frente a las cifras oficiales que ha aportado la Consejería regional de Educación sobre el seguimiento de esta huelga, que ha cifrado en un 29 % en la primera jornada y en un 40 % en la segunda, el colectivo asegura que entre un 60 y un 70 % del alumnado ha dejado de ir a clase estos días para respaldar y participar en las diferentes acciones de protesta desarrolladas en Gran Canaria.

El miembro de Estudiantes Pre-Parados ha afirmado que los ajustes presupuestarios y las reformas legislativas que ha promovido el Gobierno en relación con la educación pública han obligado ya a muchos estudiantes de familias humildes a abandonar sus estudios, sobre todo los universitarios, ámbito donde la subida de tasas ha sido notable, lo que tendrá repercusiones tanto para su futuro personal como para el del país.

En esta manifestación, que han respaldado miembros de los sindicatos EA Canarias y CNT, además de docentes del IES Pérez Galdós, como María Nebot, y representantes de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de la Escuela Pública Canaria, como Alicia Reyes, los estudiantes han marchado tras una gran pancarta con el lema "La educación no se vende. La educación no tiene precio".

Además de corear consignas como "a ti que estás mirando, también te están robando", "somos el futuro, no te votaremos", "unos matan elefantes, otros matan estudiantes" o "el próximo parado, que sea un imputado", los manifestantes han parado ante una oficina de La Caja de Canarias, entidad integrada en Bankia, y, señalándola con los dedos han clamado: "Ahí delante se roban estudiantes".

En representación de un grupo de docentes del IES Pérez Galdós, María Nebot, profesora de Filosofía, ha explicado a los periodistas que apoyan esta protesta porque consideran "vergonzoso lo que sucede en este país en el terreno educativo público" y para mostrar su rechazo a la nueva ley educativa que, a su juicio, "supone privatizar una enseñanza público que ha tenido logros muy importantes".

Nebot ha estimado que estas reformas originará "muchas diferencias entre los estudiantes que puedan pagarse unos estudios y los que no" y ha calificado como "inadmisible que cuestiones que competen al ámbito de las conciencias individuales, como la religión, pasen a ocupar una importancia considerable en cuanto a horas frente a otras materias, que contribuyen a la cultura y la enseñanza de valores como la paz y la democracia".

"Es un atentado que se quiten materias como la de educación para la ciudadanía, la ética, la filosofía o la tecnología porque preparan a la juventud para el futuro. Estamos hartos de que las personas mejor preparadas tengan hoy que emigrar porque este país, vergonzosamente, no tenga ni puestos de trabajo" para este colectivo, al que tampoco profesa, "la consideración que se merecen", ha referido Nebot.

En representación de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de la Escuela Pública Canaria, Alicia Reyes ha estimado que los estudiantes "tienen razones sobradas para manifestar su repulsa no sólo a unos recortes educativos que están desmantelando la escuela pública, sino, sobre todo, a la ley de educación elaborada por el PP, que está privatizando la enseñanza y va a impedir que los hijos de la mayoría de los ciudadanos de las clases populares puedan, como hasta ahora, acceder con los mínimos criterios de igualdad a la educación en cualquier nivel".

"Esta es una lucha por garantizarse un futuro de calidad que, con tantos recortes sociales, laborales y educativos, nos quieren impedir a la mayoría de los ciudadanos", ha aseverado Reyes.