Albert Rivera: «Más que un partido somos un proyecto para España»

David Ojeda
DAVID OJEDA

El líder de ciudadanos puso su imagen, en alza, al servicio del proyecto en las Islas de su partido. Marca distancias con los partidos tradicionales, y asume el ideario liberal de su organización, un plan económico en el que busca estimular al empresario como solución social.

¿Quién es Ciudadanos y qué le distingue? Lo primero es que surgimos de la sociedad civil. No del despacho de un partido, creado entre tres personas en la Transición. Somos una plataforma que surgió hace años en Barcelona y se ha extendido por toda España. La otra diferencia es que más que un partido político somos un proyecto para España. Este país necesita un proyecto para una década, con reformas profundas democráticas, un cambio en el modelo económico y social. Con unos valores democráticos que hay que defender y eso es lo que nos diferencia. ¿Dónde está ideológicamente Ciudadanos? ¿Está más próximo a ese espacio de centro izquierda del que hablan sus estatutos a de ser la marca blanca del PP como dicen parte de sus críticos? Teniendo en cuenta que estamos en un país donde el término medio nunca ha existido, y de que estamos en un país en el que han existido dos bandos entre rojos y azules durante décadas, es difícil que la gente entienda matices y espacios donde hay equilibrio entre libertad e igualdad de oportunidades. Pero es que eso es algo que ya existe, y en España ya ha habido cultura política suficiente para que eso cuaje. En Europa estamos en el grupo demócrata liberal. Ocupamos un espacio que pretende una economía de mercado regulada pero al servicio de los ciudadanos, no de cuatro amigos. Y también una sociedad de bienestar que garantice la igualdad de oportunidades para todo el mundo. Esa es nuestra ideología. Pero su política económica es claramente liberal y llama la atención del universo empresarial... Me considero liberal en el sentido de defender las libertades individuales, el estado de derecho, el modelo constitucional democrático más avanzado de Europa, pero económicamente creo que hay que hacer compatible la economía de mercado con la sociedad del bienestar. Cómo vamos a crear riquezas si no hay empresas y nadie contrata a nadie. No hay ninguna nación en el mundo que funcione sin empresas ni autónomos. Por eso necesitamos una economía donde la gente quiera jugarse su dinero para montar algo. Queremos convencer a los empresarios de este país de que les vamos a ayudar a crear empleo. Pero para redistribuir esa riqueza para pagar una educación, una justicia o una sanidad para todos. ¿Qué otros ejes programáticos manejan? La educación es fundamental. Para formar valores democráticos hay que aprenderlo en la escuela. Y para formar profesionales, no puede ser que un lugar como Canarias, por ejemplo, uno de los lugares más importantes del mundo en turismo, la gente no hable idiomas. Y luego la transparencia. Básicamente porque creemos que la principal crisis que hay en España no es económica sino de credibilidad. ¿Ciudadanos se presenta como un socio deseable para los partidos clásicos? Me gusta más hablar de acuerdos que de pactos. La palabra pacto en este país ha servido más para hablar de cambio de cromos que va más en beneficio de los partidos que de la sociedad. Y esa época se ha acabado. Hay que volver a una lógica de sentarnos en mesa, ver en qué estamos de acuerdo para las reformas necesarias que hay hacer para sacar España adelante. En Canarias ahora mismo no pactaría con nadie, con esos partidos que han propiciado una ley electoral injusta.