Al menos 295 inmigrantes han muerto en 2006 en el naufragio de pateras rumbo a España

27/11/2006

Al menos 295 inmigrantes han muerto en lo que va de año mientras intentaban alcanzar las costas españolas a bordo de pateras o cayucos.

ETIQUETAS:

Los últimos diez han resultado muertos al naufragar en aguas del sahara Occidental dos pateras con las que los inmigrantes irregulares saharauis trataban de llegar a las costas de Canarias, uno de ellos era un niño de 14 años, informaron hoy fuentes de las asociaciones saharauis de derechos humanos.

Uno de los sucesos más trágicos ocurrido este año tuvo lugar el pasado día 6 de marzo, cuando 45 inmigrantes, casi todos ellos subsaharianos, murieron ahogados al naufragar en aguas del Sáhara Occidental cuando viajaban en dos pateras que se dirigían hacia el archipiélago de Canarias, según informó la Media Luna Roja en Mauritania.

Nueve días después, el día 15, el buque hospital español Esperanza del Mar recuperó 25 cadáveres de inmigrantes subsaharianos en una zona situada a 400 millas de Canarias y 70 de Mauritania.

Treinta y dos subsaharianos murieron igualmente, al norte de Mauritania, el 2 de abril, al naufragar la embarcación en la que habían partido 17 días antes rumbo a Canarias, según indicaron las autoridades mauritanas.

Ya en julio, los equipos de rescate marroquíes recuperaron entre los días 3 y 4, a unos 20 kilómetros al oeste de El Aaiún (Sáhara occidental), los cadáveres de 26 subsaharianos que perecieron ahogados al naufragar la patera en la que viajaban al menos 37 inmigrantes, según explicó uno de los siete supervivientes.

Tres días después, los pescadores marroquíes recuperaron los cadáveres de otros tres inmigrantes, entre ellos el de una niña de menos de tres años de edad, frente a las costas de Bojador, en el Sahara Occidental, sin que se determinara si procedían de la embarcación que naufragó.

Un mes después, el 1 de agosto, la tragedia se repetía en la zona, tras recuperarse otros 28 cadáveres en la costa atlántica de la provincia de El Aaiún, en el territorio del Sahara Occidental.

El día 11 de agosto del mismo mes, un total de 19 inmigrantes subsaharianos murieron al explotar una bombona de gas a bordo de una embarcación que intentaba llegar a las Islas Canarias, según informaron fuentes humanitarias mauritanas y españolas en Nuadibú (norte de Mauritania).

Un día después, otros 28 inmigrantes africanos murieron igualmente cerca de las costas mauritanas en un intento por alcanzar el litoral de las islas canarias, según informaron algunas agencias. En esta ocasión la muerte les sobrevino por la falta de agua y comida.

El día 31, también del mismo mes, las autoridades mauritanas informaron de la muerte de otros 16 inmigrantes hallados en la playa, al norte de Nuakchot (Mauritania) que, al parecer, formaban parte de dos expediciones que una semana antes habían partido de Senegal en dirección a Canarias.

El 5 de octubre, once inmigrantes magrebíes que fueron rescatados por un buque tras naufragar su zodiac a unas 120 millas al sur de Gran Canaria, afirmaron que otros veinte murieron en el mar.