Baloncesto: Liga Endesa

Aguilar anula la osadía del colista

19/03/2017

Se tomó muy en serio el Herbalife Gran Canaria la visita del colista ICL Manresa, y eso fue exactamente lo que le permitió tumbar a un rival muy bien plantado, descarado y que no se rindió nunca, pero que terminó doblando las rodillas por pura cuestión de convicción y acierto ofensivo de los claretianos.    

Lideró una nueva victoria amarilla –sexta de manera consecutiva– un notable Pablo Aguilar. El ala-pívot enchufó 21 puntos con solo tres errores en todos sus lanzamientos, dos de ellos desde la línea de tres puntos donde anotó seis, que junto a otra media decena de rebotes, un par de balones recuperados y un tapón, entre otras cosas, les valieron para ser el MVP (26) del partido.

Secundaron al granadino en labores ofensivas y valoraciones Royce O’Neale (21 puntos; 22 de valoración) y Bo McCalebb (18/21), junto al resto de una rotación siempre implicada para la causa independientemente de su estado de acierto.

El triunfo ayuda un poquito más a creer en la posibilidad de optar a un puesto de Playoff como cabeza de serie. El Herbalife es ahora sexto con 16 triunfos, exactamente los mismos que todos los equipos de Euroliga (Real Madrid, Barcelona y Baskonia).  

Inicio abierto.

Salin y O’Neale abrieron la lata con un 5-0 de parcial. Los amarillos impusieron un ritmo alto desde el salto inicial, estrategia que el Manresa aceptó para ponerse a la altura con las acertadas muñecas de Sugg y Machado (14-11). Casimiro rotaba muy temprano a la mayoría de su quinteto ante un rival con menos fondo de armario pero que, de momento, aguantaba el primer intento de escapada local (17-11, a 3.35 para sellar el primer parcial). Sin embargo, el Herbalife fue poco a poco estirando el chicle (20-13, con el primer triple de Pablo Aguilar).

Belemene acudió al rescate manresano. Con acierto pleno en sus acciones, el alero formado en la cantera malagueña evitaba una vez más la escapada de un Herbalife que ganaba el primer parcial por 29-20, tras un triple sobre la bocina de Pablo Aguilar, el segundo en su cuenta particular.

En el inicio del segundo cuarto las cosas cambiaron poco. El Herbalife seguía a lo suyo, con Aguilar fino desde más allá de la línea de tres puntos, y el Manresa valiente y muy bien plantado en la cancha, lo que le mantenía muy vivo en el partido (37-27, a 6.52 para llegar al descanso).

La actividad era notable en tareas ofensivas. Al Granca le bastaba, de momento, con lo justito para mantener las diferencias. El Manresa, que llegaba a la Isla tras superar en su guarida al Baskonia, se resistía a perderle la cara al duelo a base de acierto lejano (40-35, tras el tercer triple de Pere Tomàs).

Con Bo McCalebb liderando y acertado (13 puntos por entonces), el Herbalife volvió a insistir en su objetivo de romper el partido. Pero mientras más quería el Gran Canaria, más se resistía el Manresa: 46-43, a un minuto para el descanso y tiempo muerto solicitado por Luis Casimiro.

Con un 5-0 de parcial se cerraba el segundo parcial de la mañana con 51-43 en el marcador. Partido igualado, a pesar de la teórica superioridad amarilla.

Tras la parada, el Herbalife apretó más los diente atrás para buscar la escapada definitiva. Y en los primeros minutos lo logró (61-47).

Con el segundo triple de O’Neale, la escuadra amarilla rompió por fin el encuentro (64-47). Ahora sí, el Manresa sufría en ataque y la mejor rotación claretiana. Era lo normal.

A partir de ahí sí que fue mejor un Gran Canaria ya lanzado a por el triunfo y muy acertado desde más allá de la línea de tres puntos (70-47, a 4.30 para sellar el parcial).

Con el partido roto, el Herbalife aflojó el músculo. El partido entró en un intercambio de canastas favorable siempre a los locales, mientras Casimiro perdía a Báez en la rotación, ya que tuvo que retirarse a los vestuarios para ser tratado de un tirón en el abductor.

A falta de un solo parcial, los amarillos ganaban cómodamente por +15 (72-57) ante un Manresa que insistía en dar batalla en el Arena. Báez ya no volvería a jugar.

Aprovechó entonces el cuadro catalán la pájara local para acercarse poco a poco (72-61). Luis Casimiro alertó a los suyos para no pasar apuros en la recta final del encuentro. Para ello, reclutó de nuevo a Bo McCalebb, mucho más acertado ayer que Oliver, pero fue Pablo Aguilar el que, una y otra vez, se encargaba de llevar la tranquilidad al grupo local (80-66, con el sexto triple del ala-pívot local).

Pero con un 0-5 de parcial, el Manresa volvió a meterse de nuevo en el partido (80-71, a 5.43), y el final tranquilo que se prometía pasó a un segundo plano para convertirse en todo lo contrario.

Apretó en defensa el Granca entonces para dar la estocada, pero el Manresa ya se había crecido en la Isla (84-74).

Sin embargo, en los minutos de la verdad se le encogió la muñeca al cuadro visitante. Y, además, el Herbalife tiró de sus jugones (90-74 tras canastones de O’Neale y McCalebb, a 2.20 para el final). Justo ahí acabó la resistencia de un colista que se quedó sin premio a pesar de su gran imagen dejada en el Gran Canaria Arena (95-76). 

- Ficha técnica:

95 - Herbalife Gran Canaria (29+22+21+23): McCalebb (18), Salin (8), O'Neale (21), Báez (10) y Planinic (-) -equipo inicial-, Hendrix (4), Oliver (4), Pasecniks (4), Paulí (-), Rabaseda (2), Kuric (3) y Aguilar (21).

76 - ICL Manresa (20+23+14+19): Machado (10), Suggs (12), Tomás (11), Auda (7) y Xavi Rey (8) -equipo inicial-, Cvetkovic (-), Aranitovic (-), Cakarun (9), Trapani (2), Belemene (9) y Costa (8).

Árbitros: Jiménez, García Ortiz y Sánchez Mohedas. Sin eliminados por personales.

Incidencias: Partido de la jornada 25 de la Liga Endesa disputado en el Gran Canaria Arena ante 5.336 espectadores.